¡No es Alzheimer todo lo que se olvida!

Share Button

Actividad mental para no peder agilidad mental

Is not Alzheimer everything that forget¡

La pérdida de memoria relacionada con la edad no sólo es un síndrome sin relación alguna con la enfermedad de Alzheimer, sino que a diferencia de ésta, podría ser reversible y prevenible, según concluyen en un estudio recientemente publicado en la revista Science Traslational Medicine, en el que participa el Dr. E.R. Kandel.

Memory loss with age is not only a syndrome unrelated to Alzheimer’s disease, but unlike the latter, it could be reversible and preventable, as concluded in a study recently published in the journal Science Traslational Medicine in which involved the Dr. ER Kandel. Scientists have found that RbAp48 protein is abundant in the hippocampus of young, but becomes increasingly scarce as they get older, and have shown that when restoring the activity of this molecule in elderly brains retrieves a capacity own memory of young adults. This result opens the way to develop therapies that will maintain a good memory in old age. Also provide evidence that memory loss associated with aging is a syndrome in itself, distinct from Alzheimer’s disease.

En este estudio, para distinguir la pérdida de memoria relacionada con la edad de la enfermedad de Alzheimer, se ha estudiado la estructura molecular en el giro dentado (DG), una subregión de la formación del hipocampo que desempeña un papel importante en la formación de nuevos recuerdos. Así mismo también realizan un estudio de la expresión genética en el tejido postmortem humano obtenido de la DG y de la corteza entorrinal (CE), una subregión vecina que participa activamente en la formación de los recuerdos y que se ve afectada rápidamente por el envejecimiento y que es conocida por ser el lugar de la aparición de la Enfermedad de Alzheimer. Han identificado 17 genes que manifiestan cambios relacionados con la edad en el giro dentado.

Los científicos han descubierto que la proteína RbAp48 es abundante en el hipocampo de personas jóvenes, pero se vuelve cada vez más escasa a medida que se envejece, y han demostrado que cuando se restaura la actividad de esta molécula en cerebros ancianos, se recupera una capacidad de memoria propia de adultos jóvenes. Este resultado abre la vía para desarrollar terapias que permitan mantener una buena memoria a edades avanzadas. También se aportan pruebas concluyentes de que la pérdida de memoria asociada a la edad es un síndrome en sí mismo, diferente de la enfermedad de Alzheimer.

Estudios de imágenes de resonancia magnética mostraron que dentro de la formación del hipocampo, la disfunción se observó de forma selectiva en el giro dentado, correspondiéndose esto con una disminución de la selectividad de esta región en la acetilación de histonas. Sobre regulación de RbAp48 en el giro dentado de los ratones, se vió como mejoró la pérdida de memoria  relacionada con la edad y las alteraciones relacionadas con la edad en la acetilación de histonas. En conjunto, estos resultados muestran que el giro dentado es una subregión del hipocampo afectada por el envejecimiento, e identificar los mecanismos moleculares de este envejecimiento cognitivo podrían servir como objetivos válidos para la intervención terapéutica.

Debido a la necesidad de tratamientos tempranos para la enfermedad de Alzheimer, sobre todo en fases muy iniciales, su detección precoz se ha convertido en uno de los principales focos de investigación en el campo de las enfermedades neurodegenerativas. El intento de caracterizar las fases incipientes de la enfermedad ha evolucionado desde la aparición del heterogéneo concepto de deterioro cognitivo leve a finales del siglo pasado hasta los actuales criterios diagnósticos de investigación propuestos para la enfermedad de Alzheimer. Estos criterios permiten realizar un diagnóstico precoz, en fase prodrómica, y etiológico, al estar sustentado en marcadores biológicos objetivos. Es muy importante establecer el  concepto de Enfermedad de Alzheimer preclínica, que se sustenta en la evidencia de que el proceso patológico del Alzheimer empieza años antes de la manifestaciones clínicas propias de la enfermedad. Esta fase preclínica es la menos estudiada, aunque el desarrollo de técnicas complejas de imagen con nuevos trazadores supone un inicio prometedor del camino soñado hacia el diagnóstico preclínico de la enfermedad.

Dentro de este diagnóstico precoz de la Enfermedad de Alzheimer, se ha descrito recientemente el primer biomarcador que se determina en el líquido cefalorraquídeo (LCR) del paciente. En concreto se trata de evaluar una disminución en el contenido de ADN mitocondrial (ADNmt) en el LCR, que puede ser un indicador preclínico de la Enfermedad de Alzheimer. Esta hipótesis refleja que el descenso de la capacidad de las mitocondrias de alimentar las neuronas del cerebro, van a provocar la muerte de las mismas. La disminución de la concentración de ADNmt precede a la aparición de los biomarcadores bioquímicos bien conocidos de Alzheimer (β-amiloide 1-42, T-tau y proteínas de p-tau), lo que sugiere que el proceso fisiopatológico de esta enfermedad comienza antes de lo que se pensaba y que el agotamiento del ADNmt puede ser uno de los primeros predictores de la enfermedad.

Por tanto en el momento actual, está claro que se debe realizar un diagnóstico lo más precoz posible de la Enfermedad de Alzheimer, que según los últimos estudios científicos este se puede hacer incluso en una fase preclínica en los que establecer intervenciones terapeúticas adecuadas. Además y como se describe en el primero de los artículos reseñados en esta entrada, no todas las pérdidas de memoria pueden ser catalogadas como Enfermedad de Alzheimer, por lo que es fundamental este diagnóstico, ya que estas pérdidas de memoria no asociadas a la enfermedad pueden ser incluso recuperables y reversibles.

Así que no debemos colgar la etiqueta de Enfermedad de Alzheimer de forma inmediata ante una pérdida de memoria, sino que existen otros múltiples indicadores a estudiar para establecer este diagnóstico. No dejemos aparcadas a estas personas y, como se trata de una enfermedad incurable e irreversible, ¿para que se va a hacer nada por ellas?

No podemos dar la batalla por perdida ante estas personas mayores, sino que debemos de luchar por ellas, apoyarlas con programas de psicoestimulación cognitiva en las fases iniciales de las pérdidas de memoria, que no siempre, como decimos, es Alzheimer.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Share Button

6 comentarios de “¡No es Alzheimer todo lo que se olvida!

  1. Pingback: AmpliaMente

  2. Pingback: Ampliando | AmpliaMente

  3. Pingback: 5 ventajas del ejercicio físico en el anciano (I). | amplia-mente

  4. Pingback: Psicoestimulación cognitiva en el anciano, ¿Cuándo hay que empezar? | amplia-mente

  5. Pingback: Biomarcadores de la enfermedad de Alzheimer, ¿qué hay de nuevo?/Biomarkers of Alzheimer disease, what's new? | amplia-mente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *