Ampliando

Share Button
amplia-mente.com

amplia-mente.com

Terminamos una semana corta en lo que a publicaciones se refiere. Los días 24 y 25 de diciembre tan solo deseamos a nuestros lectores unas felices fiestas, lo que en el contexto actual de tensión social que vivimos, no es poco. Al margen de creencias religiosas,  se trata de unos días que convencionalmente se dedican en nuestro entorno a la reunión con familiares y amigos.

Los tres artículos publicados esta semana, han tenido que ver de una manera u otra con el comportamiento humano. Comenzamos con Homicidio y enfermedad psiquiátrica. En este artículo, enlazábamos a un interesante estudio que viene a desmontar la extendida creencia (que incluso reconocen que tenían los propios autores antes de terminar su estudio) en el binomio enfermedad mental – peligrosidad delictual. Los autores, concluyen que en concreto en el caso del homicidio, las tasas de enfermedad mental en condenados por tal hecho, vienen a ser mas bajas que en la población general, por lo que se hace difícil la aplicación de políticas preventivas al respecto.

Tras el parón de Nochebuena – Navidad, publicábamos Violencia contra el personal sanitario. Se trató un tema espinoso por un doble motivo. Vemos como en los últimos tiempos que el prestigio social de unas profesiones como son aquellas dedicadas al cuidado de la salud, va disminuyendo entre los miembros de nuestro entorno social. Lo peor y mas triste de tal situación es la paradoja de que esta tendencia se viene a dar por motivos totalmente ajenos a la propia atención sanitaria como pueda ser la propia estructura del sistema sanitario público. La otra situación preocupante, es que un importante porcentaje de las agresiones no quedan recogidas en las estadísticas oficiales por diversos motivos y sabemos que aquello que no se recoge en dichas estadísticas “no  existe” y por tanto no se soluciona. Inquietante y preocupante.

Por último, se publicó la entrada Suicidio y neurobioquímica cerebral. Se volvía a traer a nuestras líneas un interesante estudio en el que se exponían una serie de causas neurobiológicas del acto suicida. Hasta dicho estudio, que enlazamos íntegramente en el artículo, los esfuerzos investigadores se habían dado en la dirección de los factores psicosociales, de modo que el enfoque integral del problema se veía ciertamente sesgado y por tanto se encontraba dificultado el abordaje práctico de problema. Sin negar los factores psicosociales, los autores exponen una serie de circunstancias medibles y objetivas que se dan en personas con gestos suicidas y por tanto se abre un campo de batalla mas para la prevención del problema.

Eso ha sido todo, estimados lectores. La semana que viene, igualmente tendrá una serie de días “especiales” que harán que nuestro ritmo habitual de publicación se vea un poco alterado. En el caso de amplia-mente.com también serán el preludio del inicio de un nuevo año en el que esperamos podamos seguir ofreciéndoles nuestra visión de la medicina a través de nuestras (y suyas, si ustedes lo desean) reflexiones.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

2 comentarios de “Ampliando

  1. Pingback: Ampliando | amplia-mente | Scoop.it

  2. Pingback: Ampliando | PATOLOGÍA FORENSE | Scoop.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *