Ampliando

Share Button

AMPLIANDO

Normalizada la actividad semanal de nuestro blog, traemos hoy de nuevo el resumen semanal, empezando por el artículo que el pasado jueves dedicaba el Dr. Ramos a la situación actual de la violencia de género. En el post “¿QUE ESTAMOS HACIENDO MAL CON LA VIOLENCIA DE GÉNERO?” se recoge la opinión que tenemos en amplia-mente.com y es que da la impresión de que no vamos a conseguir acabar nunca con la situación de violencia contra las mujeres que estamos sufriendo en la actualidad. El año ha empezado con 4 muertes en 16 días y esto para la sociedad avanzada que pretende ser España es intolerable. Como siempre y una vez más desde amplia-mente.com incidimos en la necesidad de planes de educación a todos los niveles, escolar, universitario, laboral, que puedan concienciar del terrible daño que estamos provocando y como evitarlo.

Durante la semana hemos tocado en dos ocasiones la toxicología forense, en la primera de ellas hablábamos de la falsa creencia que hay extendida por la sociedad sobre la inocuidad del consumo de cannabis. En el artículo “CÁNNABIS, ¿TAN BLANDO?” hacíamos referencia a un artículo previo, “Marihuana, Ley y globalización“, en el que se plateaba la cuestión de la legalización o no de estas sustancias, como está ocurriendo en otros países, pero en la entrada de esta semana decíamos que independientemente de esta cuestión que evitaría el contrabando y por tanto las redes ilegales implantadas de estas sustancias, lo que realmente nos planteábamos era si en realidad es tan inocuo consumir cannabis. Para ello traíamos a colación un artículo publicado en la revista Journal of Psychiatric Research, titulado “Dose–response effect between cannabis use and psychosis liability in a non-clinical population: Evidence from a snowball sample” se recogen los efectos neuropsiquiátricos y como el consumo de cánnabis en menores de 18 años acelera la aparición de brotes psicóticos y duplica el riesgo de sufrir esquizofrenia a personas con predisposición.

El otro artículo de toxicología forense es el publicado ayer y titulado “DETERMINACIÓN DE DROGAS DE ABUSO EN EL PELO“, en el que aunque ciertamente esté incluido en la categoría de toxicología, es una llamada de atención a abogados y jueces a la hora de, por un lado pedir y por otro autorizar, las determinaciones de drogas de abuso en el pelo, no es una prueba barata y debería de ser conocido por todos su utilidad, no abusando de su solicitud, sobre todo en aquellas situaciones en las que no está indicada dicho muestreo. Además de recoger en dicho artículo la posibilidad de falsos positivos que pueden aparecer durante la determinación, por lo que no puede ser considerada la panacea para obtener beneficios penitenciarios.

El pasado lunes en el post titulado “A VUELTAS CON EL FRAUDE MÉDICO“, hacíamos referencia a la noticia publicada en todos los medios de comunicación de que 80 policías y bomberos de Nueva York han sido acusados por el Fiscal del Distrito de Manhatan, Cyrus R. Vance Jr., de fraude a la seguridad social al fingir incapacidad tras los traumas psíquicos sufridos tras los atentados del 11-S en la ciudad de Nueva York. El Dr. Ramos se preguntaba ¿Qué hay de la simulación?. A día de hoy, no ha habido una gran unificación metodológica y de criterios diagnósticos para poner en común elementos válidos a la hora de desenmascarar el fraude que supone la simulación y la disimulación en los diagnósticos psiquiátricos. Quizá el revulsivo, como en otras tantas ocasiones, será el dinero. Hasta que los grandes perjudicados no hagan balances de cuentas y observen que el beneficio de lograr un consenso de expertos a nivel mundial, es mas provechoso que el coste que ocasionaría, no se promoverán iniciativas de este tipo y seguirán campando a sus anchas este tipo de personajes, profesionales del fraude (como los policías y bomberos de Nueva York, hoy afortunadamente imputados por las autoridades judiciales estadounidenses).

Por último el pasado martes, en el artículo “¡ATENCIÓN A LO INVISIBLE!“, traíamos a nuestro blog nuevamente un artículo de actualidad científica relacionado con la muerte súbita. Hacíamos referencia en esta entrada a las posibles causas de una muerte súbita, con autopsia blanca y con origen en la patología cardiovascular molecular. Todo ello en relación al artículo “Molecular diagnostics of cardiovascular diseases in sudden unexplained death“, publicado por patólogos forenses de Nueva York. Tratábamos de explicar como reducir el número de autopsias sin causa o autopsias negativas en un Servicio de Patología Forense, acercando así a una mayor eficacia diagnóstica y por tanto poder dar a los familiares de los fallecidos una causa exacta de porqué en, habitualmente, personas jóvenes, se había producido el fallecimiento. Y además poder dar consejo genético a los familiares para evitar que otros miembros del mismo núcleo familiar acabaran en la misma situación.Es decir hacer autopsias para salvar vidas.

Hasta aquí nuestra semana, seguiremos trabajando.

 

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *