Vehículos oficiales, urgencias y médico forense

Share Button
Vehículo prioritario

Vehículo prioritario

En la publicación de hoy, les vamos a pedir en varias ocasiones un ejercicio de imaginación, pues la situación sobre la que invitamos a reflexionar, roza la España de traca y pandereta de la que la tan nombrada “Marca España”, intenta huir. Les exponemos a continuación la situación y ustedes mismos juzgarán.

“Official vehicles, emergency and medical examiner/coroner”

Today’s post refers to an internal issue of the spanish management of the administration of justice, it would be difficult to explain to those who have no respect or knowledge of these management, so the article was not translated.

 

Nuevas víctimas de los recortes: médicos forenses pagan de su bolsillo los viajes para el levantamiento de cadáveres. Esta es la nota de prensa que publicaba hace escasas cuarenta y ocho horas la Central Sindical Independiente y de Funcionarios. Suponemos que no necesita mucho mas comentario el comunicado. Evidentemente, la reacción de la prensa escrita, ha sido prácticamente inmediata (al menos todo lo inmediato que permiten los medios de comunicación tradicionales). Numerosos han sido los titulares publicados, tales como: “Los forenses de la periferia de Madrid acuden en autobús a levantar cadáveres”, “Los forenses de Madrid denuncian que tienen que pagarse los viajes para levantar cadáveres”, “Los forenses, nuevas ‘víctimas’ de los recortes de Ignacio González”, o unos de los titulares mas gráficos, de los encontrados al respecto; “Los forenses de la región viajan en autobús para ir a crímenes o accidentes mortales”.

Vemos, precisamente en el último de los enlaces anteriormente ofrecidos, que la Dirección General de Justicia de la Comunidad de Madrid, niega “rotundamente” esta situación y mantiene que existe un servicio de taxis para la realización de servicios urgentes. La polémica está servida. Unos dicen que existen medios y otros que no.

Reflexionemos. Imaginen un pavoroso incendio en el lugar que ustedes prefieran de nuestra geografía. ¿Sería normal, ético o incluso legal que los bomberos movilizados acudiesen en taxi a sofocar el fuego?. En un atraco con rehenes, ¿sería normal que el operador del 112 informara al ciudadano que demanda ayuda, que los policías se pondrían en camino en cuanto encontrasen un taxi?. ¿Cómo sentaría a la sociedad que ante una llamada de auxilio por un accidente de tráfico grave, con riesgo vital, tardase en llegar el equipo sanitario porque no encontraban un taxi de siete plazas, porque en los normales no entra la camilla?.

Esto no es serio, estimados lectores. La sonrisa que muchos han puesto al leer el párrafo anterior es muy amarga. Es amarga para el profesional que trabaja en las condiciones anteriormente expuestas, y mas amarga para el ciudadano que sufre la indolente espera para recibir la ayuda que ha solicitado. Y ahora, muchos de los lectores ajenos a la profesión, dirán: pero es que usted, ha expuesto una situación imaginaria, en España todos los servicios de urgente prestación están dotados de medio de trasporte urgente propio. Pues resulta que no todos, estimados lectores. Muchos de los Médicos Forenses de este país (España) que tienen que investigar una muerte violenta en la vía pública, o aquella en la que la celeridad en la recogida de pruebas o muestras es vital para el esclarecimiento del caso, o atender a una víctima de una agresión sexual que solo quiere que todo termine, … en el mejor de los casos van en taxi. Si no se dispone de ese taxi, en un vehículo que según su buen hacer, se autogestione. Es increíble para los ajenos a la profesión, pero esto es así.

En las noticias enlazadas anteriormente, se comunica una situación que roza el absurdo, y el organismo responsable responde diciendo que existe un servicio de taxis concertado. Esto en pleno siglo XXI, en un país que se considera dentro del mundo desarrollado, es sencillamente inadmisible. Por definición, la existencia de un servicio médico forense de guardia, implica una urgencia en sus actuaciones y como tal, debe tener a disposición un vehículo de carácter prioritario. Juzguen ustedes, estimados lectores, tras la lectura del artículo de Diario Sur que les enlazamos. Un cadáver en la vía publica tras un accidente, debe esperar cuatro horas para que se ejecute la diligencia de inspección ocular y levantamiento de cadáver. En el artículo se menciona una tardanza de tres horas en avisar al Juzgado de Guardia, pero la otra hora (fue algo mas) la pasó el Medico Forense encargado de la diligencia, en el atasco que el propio accidente estaba provocando porque al no llegar el forense no se podía levantar el cadáver y por tanto disolver el atasco. Un circulo vicioso, en el que la dignidad de la persona que fue el cadáver que yacía en la calzada, se diluía entre sonidos de claxon.

Fíjense, estimados lectores, que aquí estamos dando por bueno el hecho de que se ponga a disposición del Médico Forense un medio de trasporte (no siempre es así en todos los rincones patrios). La reflexión queremos dejar claro, va en el sentido de la necesidad de un trasporte de tipo prioritario para aquellas situaciones que así lo requieran. Es cierto que existen algunos lugares, donde existe un vehículo oficial dotado de sirena y luces prioritarias para llegar a la escena de la investigación, pero son testimoniales en el grueso de las sedes de guardia de los Médicos Forenses de este país. En otras ocasiones, estos vehículos, solo se encuentran disponibles en horario de oficina judicial fuera de guardia, por lo que si el evento a investigar se da en un horario distinto, se ha de recurrir al taxi (es el caso que se dio en el accidente relatado en el artículo anteriormente enlazado, que relata la tardanza del Médico Forense). No expondremos hoy aquellos casos en los que no se dota de absolutamente ningún medio, pues al momento de la escritura de estas líneas, no es el objetivo de la presente reflexión, ya que desde amplia-mente.com consideramos que no es una opción admisible.

¿Qué opinan, estimados lectores? ¿Les parece una situación aceptable para un país como España? Les invitamos a compartir con todos su experiencia al respecto.

Tengan un buen día.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

Un comentario de “Vehículos oficiales, urgencias y médico forense

  1. Pingback: Vehículos oficiales, urgencias y m&eacut...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *