De respeto y valores familiares

Share Button
Violencia intrafamiliar

Violencia intrafamiliar

En la reflexión que hoy les traemos a amplia-mente.com, vamos a tratar un tema, que si bien no ha sido reflejado directamente con anterioridad, sí que es consecuencia de un origen común a otros tipos de violencia. Hoy les hablaremos de la violencia filio parental o como la entienden sus sufridores, reflexionaremos sobre las agresiones de hijos a padres.

About respect and family values

Today we bring you in amplia.mente.com, a topic that while there has been reflected directly above, if it is a result of a common origin to other types of violence. Today we will talk to you about aggression from children to parents.

 

Surge la idea de la presente entrada del blog, de la sensación subjetiva de quienes les escriben, al respecto de un sensible aumento de episodios en los que debemos valorar lesiones presuntamente producidas por hijos hacia sus padres. Tras plantear un cambio de impresiones más o menos informal entre ambos coautores del blog, hemos procurado dotar al pensamiento hoy, de una mayor carga de objetividad. Sin pretender ofrecer un artículo de índole estadística, era nuestra obligación moral comprobar si la impresión de que estos casos de violencia filio parental están en aumento es real o no.

Es por ello, que hemos recurrido a la memoria de la Fiscalía General del Estado de 2013. En el apartado dedicado a los Fiscales Coordinadores y Delegados para materias específicas (Vol. I, cap. 3, punto 6), el Fiscal de la Sala Coordinadora de Menores ofrece una serie de datos muy interesantes.

Entre estos datos, se hace constar que la Fiscalía aprecia que el fenómeno de la violencia familiar contra los ascendientes, raramente se asocia a situaciones de exclusión social, sino que con frecuencia este tipo de conductas disruptivas se asocia más bien a estilos educativos  inadecuados y excesivamente relajados en la imposición de límites a los menores. Del mismo modo, se hace constar en el texto de la Memoria, que se observa con una preocupante tendencia ascendente, menores cuyos problemas de comportamiento se ven agravados por el uso de sustancias psicotrópicas y/o estupefacientes que ocasionan más un problema de salud mental, que secundariamente por sus consecuencias ocasiona el episodio judicial. Los Fiscales, aseguran que sus esfuerzos, serán vanos si no se aborda de un modo más eficiente la problemática de la violencia en los distintos ámbitos (familiar, escolar, urbano, Internet, etc.). La creciente incidencia y anestesia social ante la violencia en general, reclaman unas políticas de juventud que optimicen los recursos educativos y familiares y sensibilicen a la Sociedad en general.

Respecto a número de casos, la Fiscalía hace notar un alarmante repunte de los casos de este tipo de violencia intrafamiliar hacia ascendientes y hermanos desde el año 2007 hasta el 2011, advirtiendo que hasta el 2010 los casos contabilizados lo eran conjuntamente con los casos de violencia de género en menores, por lo que podemos deducir que 2011, con mayor número de casos que 2010 (cuando todavía se contabilizaban los casos junto a la VG), se constituyó como un auténtico annus horribilis. En 2012 (último año ofrecido en las estadísticas de la Fiscalía), los casos son menores que en 2011, pero superiores a 2010, con lo que la tónica ascendiente se mantiene. Igualmente interesante, resulta el dato de que se están igualando las proporciones de varones y mujeres imputados, siendo este tipo de violencia (junto con los robos con violencia) la modalidad por la que mas adolescentes son puestos a disposición de la Fiscalía y mas medidas cautelares se adoptan.

Estos son los datos ofrecidos por la Fiscalía General del Estado. Vemos, entonces que la impresión subjetiva de ambos autores del blog, no está descaminada respecto a la realidad. En la Revista Educatio Siglo XXI, se publicó un interesante artículo en mayo de 2012 (más o menos contemporáneo con los datos ofrecidos en la Memoria de la Fiscalía del año 2013), titulado Características de las familias que sufren violencia filio-parental: un estudio de revisión. En dicho artículo, se reseña, que aquellos progenitores que se iban adaptando y cambiando los estilos educativos en el sentido de dotar de una aportar permisividad en la relación paterno-filial, veían como el grado de violencia de sus hijos con respecto a toda la familia iba en aumento. Para gran parte de los autores consultados para el estudio, eran la permisividad, la negligencia y la ausencia de la figura paterna (física y/o psicológicamente), pautas comunes en los estilos educativos de las familias estudiadas en un contexto de maltrato filio – parental. Muy revelador resulta el dato de que estiman que la estructura familiar, no tiene una influencia significativa respeto a las relaciones interpersonales entre sus distintos miembros. Respecto al estatus socio – económico, observan al igual que la Fiscalía una mayor presencia de este tipo de episodios en familias de clase media- alta.

En amplia-mente.com, ya hemos incidido en varias ocasiones (entendemos que en estos temas tan sensibles, nunca son suficientes) sobre la gran importancia de que las distintas administraciones responsables, doten a la Sociedad de políticas y estrategias de prevención que incidan en una educación en valores morales adecuados que en el caso que nos ocupa, deben ser “injertados” lo más precozmente en el ámbito familiar, escolar y social en general. Vease al respecto Tan solo niños, Sobre menores, educación y violencia de género o Menores y violencia de género.

Estimados lectores, como podrán observar, nuevamente traemos a nuestras líneas un tema no estrictamente ligado a la medicina legal, pero desde amplia-mente.com, entendemos la medicina legal y forense como una de las ramas de la medicina mas sociales y en cierto modo, a pesar de no ofrecer labores asistenciales, si que aporta cierto grado de asistencia a esa Sociedad que a veces se tiene que enfrentar a los problemas que hacen necesaria la existencia del estamento judicial en el todo que supone el Estado.

¿Estamos fallando a nuestros jóvenes al dotarlos de unos estilos educativos inadecuados? ¿A quién corresponde realmente inculcar unos correctos valores morales en la juventud? ¿Debe educar solo el entorno cercano al menor?

Piensen y mediten. Tengan un gran día, estimados lectores.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

2 comentarios de “De respeto y valores familiares

  1. Pingback: De respeto y valores familiares | amplia-mente ...

  2. Pingback: De respeto y valores familiares/About respect a...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *