Ampliando

Share Button
amplia-mente.com

amplia-mente.com

Semana variada en lo que a contenidos de amplia-mente.com se refiere. Aun cuando algunos de los artículos publicados lo han sido en las mismas categorías (dos de patología y dos de toxicología), en realidad han sido esta vez todos los artículos de una temática totalmente diferente entre si. Vamos a comentarlos en este resumen semanal por estricto orden cronológico en base a la especial intensidad con la que hemos terminado la semana. Como suele preferirse, lo mejor lo dejaremos para el final.

Empezamos el lunes con una reflexión cada vez mas presente en el pensamiento de muchos médicos. ¿Es la autopsia la panacea?, se constituía en una reflexión sobre la importancia como herramienta de diagnóstico de la autopsia clínica. En la era de la alta tecnificación de los diagnósticos que vivimos actualmente, parece fácil poder pensar que la autopsia clínica llegue a ser prescindible. Hoy día los diagnósticos clínicos son cada vez mas precisos y asequibles, pero a tenor del hallazgo actual en el último estudio publicado al respecto, en el que se encontraron  discrepancias mayores en el 23,5% de los casos y del 32,6% en lo que a discrepancias menores se refiere; parece que a día de hoy no es factible ni lógico que se prescinda de esta herramienta de control de calidad de los diagnósticos y los tratamientos clínicos.

Seguidamente, se publico una nueva reflexión sobre la violencia contra la mujer. Ya se ha tratado en el blog la temática del tratamiento posterior a la condena del maltratador. Esta vez, nos centramos en un estudio en el que se objetivan las bondades de las terapias de reeducación para maltratadores de sus parejas. El artículo se tituló Recapitulemos sobre la violencia contra la mujer. Concluíamos en la necesidad, tras estudios como el presentado, de conocer los mecanismos psíquicos que se dan en los sujetos maltratadores, en base a poder tratarlos una vez de ha producido el hecho punible, pero sobre todo para poder prevenir hechos disruptivos que terminen en la epidemia de muertes que asolan nuestro país en base a la violencia de género.

¿Es seguro el swaddling? Nos ilustró sobre una técnica relativamente desconocida en España, que es el país desde donde se escribe este blog. Se trata de un modo de acostar a los bebés que está en auge en países como Reino Unido  y Estados Unidos, consistente en envolver al niño con una manta o ropa fabricada al efecto para la realización de esta técnica, que busca una estabilización del sueño del bebé (y de los padres). Se trata de una técnica ancestral, usada prácticamente en todas las culturas, pero que a pesar de encontrarse en franca subida en países de influencia anglosajona, no está exenta de riesgos según los últimos estudios efectuados. Asfixias posicionales, hipertermias, hiperpresión torácica, luxación de cadera por displasia, son algunos de los problemas asociados a esta técnica, pero la baja incidencia de los mismos, hace pensar que no es el método en si el problema, sino su incorrecto uso. No apretar excesivamente las envolturas y dejar de usarlas cuando el bebé aprende a rodar, pueden ser las medidas a tomar en el uso de la técnica, que no deja de ser útil en la facilitación del sueño del niño.

Empezando a subir el tono con el que hemos terminado la semana de publicaciones, nos encontramos primero con El dilema de hacer caso al médico. Bajo el hilo conductor de dos artículos publicados casi simultáneamente en la prensa especializada en referencia al cánnabis, reflexionamos sobre las anomalías que a veces se dan en la relación médico paciente. Nos preguntábamos hasta que punto es culpa del médico la falta de un correcto cumplimiento terapéutico por parte de los pacientes. Si dejar de hacer autocrítica al respecto, se incidió en las numerosas ocasiones en que se han publicado informaciones médicas aparentemente contradictorias que hacen que el paciente pierda la confianza en su facultativo e interprete la prescripción “a su manera”. Digamos, que la consulta al Dr. Google puede ser bastante perniciosa si quien la efectúa no está instruido convenientemente en el arte médico y parte de esta “desviación” de la atención a “este facultativo”, ha podido ser culpa de publicaciones médicas contradictorias que solo han llegado a confundir al paciente y logrado hacer perder su confianza hacia el médico.

Finalmente, no dudamos en expresar nuestra abierta indignación a una forma de hacer periodismo sensacionalista que no hace sino alarmar a una sociedad ya suficientemente machacada por el actual contexto de crisis económica. Shabú, ¿nueva droga o “vieja conocida”? comunicaba un hecho que entendemos no se ajusta a la ética que debería primar en la comunicación de noticas de gran calado social. No culpabilizamos a nadie en concreto, pues desconocemos si la noticia comentada sido malintencionadamente manipulada en su publicación o desde origen por los departamentos de comunicación de los responsables de la incautación, pero el caso es que tras un alijo de metanfetamina, ya conocida en nuestro medio, aunque en cantidades pequeñas, se difunde la noticia de una nueva y peligrosa droga conocida como shabú, que no es otra que la metanfetamina ya conocida como ice, cristal, glass,… Insistimos que no es lícito incluir en una sociedad ya suficientemente machacada por las malas noticias derivadas de la situación actual, otra amenaza que no es tal. No afirmamos que el producto no sea peligroso, que lo es, pero desde luego si que podemos afirmar que no es nuevo, por lo que la noticia evacuada por ciertos medios ha tenido una repercusión que de haber sido rigurosa en su publicación hubiera pasado casi desapercibida.

Como siempre, nos despedimos en el inicio del fin de semana emplazándoles a que vuelvan con nosotros el lunes con la publicación de nuevos artículos. Les deseamos un feliz fin de semana.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

Un comentario de “Ampliando

  1. Pingback: Ampliando | amplia-mente | Medicina Legal y For...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *