Ampliando

Share Button
amplia-mente.com

amplia-mente.com

En el reporte semanal por el que le ofrecemos el contenido resumido de lo que la semana ha dado en lo que respecta a publicaciones, observamos que hemos dedicado dos de los tres artículos a distintas facetas del estudio de las drogas de abuso. No es de extrañar esta tendencia, pues se acerca la fecha de realización del Curso de drogas de abuso en Málaga, tema en el que amplia-mente.com se ha interesado desde el principio de su andadura digital.

Y es que el estudio del consumo de sustancias psicotrópicas y/o estupefacientes, a pesar de estar de rabiosa actualidad, viene de muy antiguo. En Nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis, exponíamos como el cánnabis ya era usado con fines medicinales en China desde el 2700 A.C., para una serie de cuadros médicos. Igualmente en la medicina ejercida en la época de expansión del Islam o la medicina “oficial” occidental desde el 1800. En la época actual, se está volviendo a reintroducir en la farmacopea oficial para tratar enfermedades tan complejas como la esclerosis múltiple o las neuropatías asociadas al VIH.

Tras una serie de artículos en los que se exponían los posibles daños asociados al consumo de cánnabis, el pasado lunes, tocó exponer una serie de artículos en relación a su uso terapéutico, en concreto para el tratamiento de la epilepsia. El recibimiento de estos artículos ha ocasionado cierto entusiasmo en la comunidad médica, hasta el punto de ocasionar una serie de comentarios de aliento a los investigadores para animarlos a continuar en esa línea de estudio. Toma máximo sentido, entonces, la famosa sentencia de Paracelso en la cual afirmaba que los efectos de una sustancia dependen de la dosis en que se consuma.

Tras este primer artículo en relación con las drogas de abuso, se cambió radicalmente de tercio y nos referimos a una noticia que saltó a los medios de comunicación generalistas a lo largo de la semana. Piensa mal y acertarás, supuso una puesta en claro de una cuestión que muchos sospechaban, otros sufrían y nadie hasta ahora había evitado. Unos ochenta profesionales médicos fueron detenidos y puestos a disposición judicial en el curso de la operación “Tánatos”, por la cual la Guardia Civil investiga el cobro por parte de médicos del Servicio Andaluz de Salud por la emisión de certificados de defunción, “facilitando” así los trámites legales a las empresas funerarias encargadas del servicio tras el deceso. Según se refiere en la denuncia de una de las funerarias implicadas en las irregularidades que han sido calificadas como cohecho por parte de la Fiscalía, la negativa al pago de un documento cuya confección entra dentro de las obligaciones del facultativo actuante, derivaba en muchas ocasiones en una judicialización de una muerte por parte del facultativo a sabiendas de la irregularidad que estaba cometiendo (suponemos que era a sabiendas, en tanto parece que no había problemas para certificar una vez tramitado el pago). Instamos a seguir investigando estas irregularidades, pues es mucha la desviación de recursos públicos la que se ocasiona con este tipo de comportamientos irregulares en un campo como es el de la Justicia, que no anda escasa de episodios que se retrasan en base a una desviación arbitraria e innecesaria de este tipo de casos.

Tambien de candente actualidad y relacionado al máximo con los contenidos que se abordarán durante el mencionado Curso de drogas de abuso en Málaga, fue el Informe europeo sobre drogas 2014, en el que se ofrecieron una serie de datos cuanto menos, inquietantes, como el viraje en el consumo de drogas hacia sustancias de nueva síntesis o de aparición reciente, los irregulares patrones geográficos de consumo o los inquietantes cambios en los grupos de edad de los consumidores, habiendo una escandalosa iniciación en el mundo de la droga desde las escuelas. Vemos como disminuyen en su prevalencia determinadas drogas clásicas frente a la irrupción de las llamadas emergentes, de modo que al problema en si que supone su consumo, se suma el desconocimiento y falta de medios de detección por parte delas distintas administraciones implicadas. Tambien se ha informado sobre la poquísima cantidad de sustancia pura que hace falta para poner miles de dosis en la calle en lo que respecta a las sustancias emergentes, o las nuevas drogas que han irrumpido en el mercado de consumo.

Como siempre, les emplazamos a seguir con nosotros durante la semana que viene, en especial a través de redes sociales, donde en la medida de nuestras posibilidades iremos informando de la evolución del Curso de drogas de abuso en Málaga.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

2 comentarios de “Ampliando

  1. Pingback: Ampliando | amplia-mente | Scoop.it

  2. Pingback: Ampliando | PATOLOGÍA FORENSE | Scoop.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *