Drogas, alcohol y accidentes de tráfico

Share Button
Si bebes, no conduzcas

Si bebes, no conduzcas

Importante esta siendo la atención mediática a la publicación hace menos de 24 horas de la Memoria del 2013 sobre víctimas mortales en accidentes de tráfico del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

En dicha publicación, se reseña que el 43,09% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico y por tanto objeto de autopsia judicial, dieron unos resultados positivos en drogas, alcohol y/o psicofármacos. Pero no solo los conductores estudiados han arrojado unos resultados llamativos. De los atropellados y fallecidos por ello, un 23% del total, tambien tenían sus facultades psicofísicas mermadas por consumo de tóxicos.

Drugs, alcohol and traffic accidents

Is being important spanish press attention to the publication within 24 hours ago of Memory 2013 on fatalities in traffic accidents from the National Institute of Toxicology and Forensic Sciences.

In this publication, it is reported that 43.09% of drivers killed in road accidents and therefore subject to judicial autopsy, gave positive results in drug, alcohol and / or psychoactive drugs. But not only the drivers surveyed have achieved some impressive results. Road Kill and died for it, 23% of the total, also had their psychological and physical faculties impaired by consumption of toxic substances.

Es evidente que son unas cifras elevadísimas para  ser consideradas en sentido absoluto. Según las estadísticas ofrecidas, casi la mitad de los muertos por accidente de tráfico, iban mermados en su capacidad de conducción y esto es intolerable e inasumible por una sociedad moderna y preparada como debe ser la española. Pero lo doloroso del caso es que en los medios de comunicación generalistas no se está mencionando que se viene de un 47,32% en los datos del 2012 o un 45,01% en el 2011, lo que nos indica que las últimas medidas tomadas por los responsables del tráfico, parecen estar revirtiendo la tendencia ascendente de los últimos años.

Parece claro, por la tendencia observada en los últimos años que una gran parte de los accidentes de tráfico mortales, tienen que ver con la libertad del conductor de decidir en que condiciones psicofísicas conduce. Son miles los conductores prudentes y correctamente concienciados que tras el consumo de cualquier tipo de sustancia psicotrópica deciden libremente (a pesar de la merma en sus capacidades), no utilizar su vehículo en esas condiciones y esperar a la normalización de las condiciones personales.

¿Qué está dando lugar a esta leve tendencia al cambio?, ¿Son las medidas punitivas o las educativas? No es una cuestión baladí, pues si el motivo de la leve disminución acaecida es el temor a la sanción administrativa o penal (según sea el caso), no habremos avanzado mucho, ya que el exclusivo temor a una posible multa y/o pérdida de puntos en el permiso de conducir, puede llegar a desaparecer en épocas de bonanza económica. El temor que debería primar en la población es al sufrimiento propio y ajeno que conllevan las consecuencias de un accidente de tráfico sea mortal o no, y esto solo se consigue con una concepto que se está constituyendo como un mantra en nuestro blog, y que no es otro que el de EDUCACIÓN.

Nunca serán suficientes los esfuerzos de las distintas administraciones para concienciar a los usuarios sobre las consecuencias del consumo de tóxicos y la conducción de vehículos a motor. Tenemos estos días la triste noticia de la muerte de cinco menores en un accidente de tráfico en el que uno de los conductores dio positivo en el consumo de sustancias estupefacientes. Hablamos del accidente de Badajoz en el que una retroexcavadora, mejor dicho su conductor, provoca un accidente de un microbús en el que viajaban unos menores que volvían de hacer deporte.

Ya hemos asistido como consumidores a múltiples campañas de concienciación sobre la inconveniencia de ponerse al volante con unas copas de mas. Igualmente, de unos años a esta parte, estamos asistiendo a campañas de concienciación sobre el uso de otras drogas respecto a los vehículos a motor. Unas son simpáticas, otras son terroríficas, hemos visto como pueden ser las consecuencias de las “imprudencias tóxicas” al volante, pero nunca, al menos nosotros no lo recordamos, que se tratase a la población como individuos adultos y se explicase el por que de la peligrosidad. Se ha intentado todo, ¿qué perdemos entonces explicando a los usuarios de la vía (peatones incluidos) de una manera inteligible, lo que le pasa al organismo y a las capacidades psicobiológicas de la persona al consumir estas sustancias?. Es cierto que finalmente están bajando las víctimas mortales relacionadas con consumo de psicotrópicos, pero ¿cuándo la vía económica no sea un problema como medida represiva, seguirá siendo efectiva?. Probemos a educar a nuestro jóvenes, estimados lectores. No digamos lo que puede pasar, sino enseñémosles por que los expertos alegan determinadas consecuencias.

Al respecto de toda esta temática, les recordamos estimados lectores, que los días 4 a 6 de junio de presente, se celebrará el curso “Actualización en el conocimiento de las drogas de abuso e implicación en el trabajo diario del Médico Forense“, en el que entre otras cosas podremos disfrutar de profesionales que nos ilustrarán sobre la detección de intoxicaciones en general y en conductores en particular, así como a realizar una correcta interpretación de los resultados obtenidos.

Del artículo Curso de drogas de abuso en Málaga, repetiremos su último párrafo “El presente curso se va a celebrar en el Salón de actos de la Ciudad de la Justicia de Málaga, durante los días 4, 5 y 6 de Junio del presente año. En un principio se enmarca este curso en el Plan de Formación de 2014 del Instituto de Administraciones Públicas de la Junta de Andalucía y está destinado a los Médicos Forenses de Andalucía, pero queremos aprovechar este blog de amplia-mente.com para hacer extensiva la invitación a todos aquellos que quieran asistir, para ello, solo necesitarán escribir un correo electrónico al autor de este post (Dr. Sebastián Díaz) y serán inscritos hasta completar el aforo máximo del centro.”

Quedan invitados a acompañarnos, estimados lectores.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *