Patología dual, la gran olvidada

Share Button
Enfermedad mental + adicción = Patología Dual

Enfermedad mental + adicción
=
Patología Dual

Durante los días 12 a 14 de junio de 2014, se celebró en Valencia las XVI Jornadas Nacionales de Patología Dual, organizadas por la Sociedad Española de Patología Dual.

Pero, ¿Qué es la patología dual?. Se considera patología dual a la coexistencia de una adicción y un trastorno mental. Ni más, ni menos. Para muchos de ustedes, estimados lectores, esta definición resultará obvia en extremo, pero no lo debe ser tanto, cuando este término arbitrario reconocido por todos los clínicos, no ha sido ni siquiera mencionado en la reciente actualización que supone el DSM V.

Dual diagnosis, the most overlooked

During days 12 to June 14, 2014, held in Valencia the XVI National Conference on Dual Diagnosis, organized by the Spanish Society of Dual Pathology.

 But What is dual diagnosis?. Dual diagnosis is considered the coexistence of an addiction and a mental disorder. Nothing more, nothing less. For many of you, dear readers, this definition will be extremely obvious, but it should not be so, when this arbitrary term recognized by all clinicians, has not even been mentioned in the recent update which is the DSM V.

La patología dual es una realidad objetiva reconocida por todos aquellos profesionales que en el ejercicio de sus funciones tienen contacto con la enfermedad mental y/o los trastornos derivados de las adicciones. No en vano, en la actualidad seis de cada diez pacientes con trastorno mental ha desarrollado o va a desarrollar una adicción. Se trata por tanto, un término el de patología dual que siendo arbitrario por el uso, muy real y necesario. ¿Ha perdido una gran oportunidad la Asociación Americana de Psiquiatría de introducirlo en su manual diagnóstico estadístico? Nosotros creemos que si. Se trata de una entidad muy prevalente en relación con la salud mental que no consta todavía como diagnostico codificable en el manual. Esperemos que en la revisión que se está preparando del manual CIE (que sería el CIE 11), si sea tenida en cuenta. Posiblemente, muchos dirán que cada uno de los pilares que sustenta el concepto de patología dual viene reflejado por separado en el manual DSM, pero volvemos a una interpretación que se nos antoja desviada de la realidad a pie de cama del paciente, pues existe un consenso casi unánime entre los profesionales que tratan a estos pacientes respecto a las características especiales que presentan las patologías mentales diagnosticadas en pacientes que además presentan una adicción en base a que en realidad no se trata de cuadros clínicos solapados, sino íntimamente imbricados e influyentes entre si, por lo que afirmamos que las características clínicas de la semiología detectada en estos enfermos debería ser considerada una entidad independiente.

Esta aclaración tiene una importancia vital en el tratamiento de estos pacientes. Tengamos en cuenta que gran parte del fracaso terapéutico en estos casos, se debe a lo que entre los profesionales avezados en este tipo de cuadros, se denomina el “síndrome de la puerta equivocada” (entidad que por cierto, como todos ustedes habrán notado, tampoco se encuentra recogida en el DSM V). Este síndrome “coloquial”, viene a consistir en la desazonadora sensación que tienen los pacientes afectos de patología dual de que vayan al servicio que vayan, nunca aciertan con los profesionales que les puedan ayudar, de modo que cuando acuden a los servicios de salud mental, son rechazados y derivados a los centros de tratamiento de adicciones y si pretenden buscar ayuda en un de estos centros, son derivados al psiquiatra de los servicios de salud mental para tratar la patología mental, de modo que finalmente nadie se llega a hacer cargo de una manera seria y profunda de este tipo de pacientes.

Las jornadas, desde su inicio con la rueda de prensa de presentación de las jornadas, trataron temas que teniendo relación con la patología dual, están de rabiosa actualidad respecto a la opinión pública. El Dr. Néstor Szerman, presidente de la Sociedad Española de Patología Dual, se ha mostrado favorable en el uso del cigarrillo electrónico como parte del tratamiento de estos pacientes. Tengamos en cuenta que una de las teorías etiopatogénicas mas potentes y aceptadas para explicar el fenómeno de la patología dual es la teoría de la “automedicación”, mediante la cual, se postula que el enfermo mental encuentra mas alivio en el consumo de sustancias tóxicas que en el propio tratamiento pautado desde la consulta del psiquiatra, o cuanto menos, logra paliar con el uso de estos productos los desagradables efectos secundarios de la medicación prescrita.

Así, vemos que es muy frecuente la adicción a la nicotina en enfermos psicóticos (especialmente en esquizofrénicos). Se ha observado que en estos pacientes, la nicotina contenida en el tabaco, minimiza los síntomas alucinatorios y la ansiedad, así como controla la aparición de sintomatología negativa (punto éste, de discrepancia entre profesionales, pues existen opiniones en sentido contrario) y controla las fluctuaciones en el estado de ánimo. Vemos por tanto, que la nicotina usada como “fármaco” no oficial influye en la evolución de estos pacientes y el uso del cigarrillo electrónico, pues ayudar a minimizar otros riesgos del uso de la vía tradicional de consumir tabaco.

Igualmente, se trató en la jornadas el candente tema de la relación entre presentación de nuevas psicosis y consumo de cánnabis, bien en su forma tradicional como en aquellas presentaciones emergentes en las que cannabinoides sintéticos se encuentran encubiertos bajo una falsa sensación de inocuidad por parte del usuario cuando lo consume como cualquiera de las presentaciones “naturales” que abundan legalmente en los “Grow Shops” que “crecen” en nuestras ciudades.

No todos fueron temas de candente interés mediático. Tambien se trataron los factores emocionales predisponentes, la relación entre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad con el trastorno por uso de sustancias (agravado por la falta de diagnostico de este tipo de cuadros en el adulto), trastornos alimentarios o la gran relación entre juego patológico y aquellos trastornos de personalidad del clúster “B” (antisocial, límite, histriónico y narcisista).

Vemos pues, como la patología dual, se constituye como una de las grandes olvidadas por parte de la Asociación Americana de Psiquiatría a pesar de la enorme prevalencia estadística que nos muestran los datos recogidos en el “campo de batalla” donde realmente se lucha contra la comorbilidad de los trastornos mentales y la adicciones.

Tengan un buen día.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

4 comentarios de “Patología dual, la gran olvidada

  1. Pingback: Patología dual, la gran olvidada | ampli...

  2. Pingback: Patología dual, la gran olvidada/ Dual d...

  3. Pingback: Ampliando/ amplia-mente.com | amplia-mente

  4. Pingback: Patología dual, pequeños pasos al finamplia-mente | amplia-mente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *