Bajemos a las trincheras

Share Button
Bebida destilada

Bebida destilada

Los médicos piden subir impuestos del alcohol para frenar su consumo. Atrevido titular, en el que se engloba a toda la clase medica en una afirmación categórica. Estimados lectores, quien hoy escribe es médico y teniendo en cuenta la absoluta descontextualización de la frase, no puede estar en modo alguno de acuerdo con la misma.

No caigamos en errores del pasado y achaquemos exclusivamente al precio, todos los males que ocasiona el alcohol. Eso sería simplificar en tal medida este delicado tema, que podemos provocar efectos paradójicos en los patrones de consumo, sobre todo en jóvenes.

Según se refiere en el artículo enlazado, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SEPAS) ha propuesto subir impuestos a bebidas alcohólicas según su contenido relativo de alcohol para luchar contra el consumo abusivo de las mismas. No es que tenga que ver una sustancia con otra, pero ¿recuerdan los precios de la heroína en el pico de consumo de los años ochenta?, evidentemente, no tienen por que, estimados lectores, pero les aseguro que en aquella época, estaban disparados por las nubes. Hoy, la heroína como tal, es poco consumida y sus precios paradójicamente mas bajos que nunca. ¿influye el precio en el patrón de consumo de la heroína?, claramente no.

Let’s go down to the trenches

Doctors call for raising taxes to curb alcohol consumption. Bold headline, in which the entire medical class includes a categorical statement. Dear Readers, who now writes a doctor and given the absolute contextualization of the sentence can not be in any way agree with it.

 

Do not fall into achaquemos past mistakes and only the price, all the ills caused by alcohol. That would simplify this sensitive issue such as that can cause paradoxical effects on consumption patterns, especially in young people.

 

As referenced in the linked article, the Spanish Society of Public Health and Health Administration (SEPAS) has proposed to raise taxes on alcoholic beverages by alcohol content to combat the abuse of the same. Not that I have to do a substance with another, but remember the heroin prices in peak consumption eighties? Obviously do not have that, dear readers, but I assure you that at that time, they were fired by clouds. Today, heroin as such is little paradoxically consumed and lower prices than ever before. Does it influence the price in the pattern of heroin use?, Clearly not.

Está clarísima la relación entre el consumo de alcohol y la “adquisición” de problemas de salud variados, nadie lo duda, pero lo que hoy aquí tratamos es la “receta” aplicada por la sociedad medica mencionada. Ya trajimos en el pasado a amplia-mente.com la controversia entre represión y educación. En ¡Son jóvenes, no retrasados mentales!, expresamos una ácida reflexión que surgía con el planteamiento de ciertos componentes del Partido Popular sobre una hipotética subida de la edad legal para comprar y consumir bebidas alcohólicas desde los 18 años (edad legal que marca la mayoría de edad), hasta los 21 años. Un nuevo alarde de irresponsabilidad si con ello se elude la principal obligación del Estado con los jóvenes que es su educación y la preparación de éstos para su futura vida adulta. No es posible que con medidas represivas en las que se aísla el sujeto a  proteger del estímulo nocivo, éste aprenda a discriminarlo y a saber las consecuencias nocivas de su consumo. No se trata de que no se consuma alcohol porque no se pueda, sino porque pudiendo y existiendo (como sería a partir de esa hipotética barrera de los 21 años), el individuo elija la opción de no hacerlo. Medidas paternalistas e hiperprotectoras como la propuesta, no preparan a nuestros jóvenes para ser unos adultos responsables.

Ahora parece que se repite conceptualmente la actitud paternalista en la que se pretende obstaculizar el acceso al alcohol. ¿en serio, señores de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, creen que subiendo el precio al alcohol se bajará su consumo?, ¿no creen mas bien que los jóvenes, de los que ustedes afirman que la medida propuesta será mas efectiva en base a un hipotético menor nivel adquisitivo, se “buscarán la vida” por otra parte?. Alcohol adulterado, contrabando, delitos “menores” para financiar la adicción, marginalidad,… No señores de SEPAS, una medida represiva encubierta no es la solución. Comparan ustedes el precio relativo mas bajo de los alcoholes destilados en nuestro país frente a países de nuestro entorno. ¿Pero que hay de la prevalencia del alcoholismo en esos mismos países donde cuesta mas adquirir un litro de alcohol destilado? ¿Es menor como se pretende, igual, o significativamente mayor?

No nos cansaremos de insistir desde nuestras líneas, que el gran secreto en la lucha contra las adicciones es tan “simple” como la educación y el conocimiento. Insistimos que no se trata de esconder el estímulo nocivo a la población, sino muy al contrario, exponerlo, enseñar todos los puntos de vista ligados a su consumo y confiar en que unas políticas educativas adecuadas consigan que a pesar de tener la sustancia a mano, el consumidor elija libremente no consumirla. Todo lo que salga de este esquema, no funciona. Y no es una hipótesis de blogger iluminado, es la constatación de un médico forense observador de la realidad de su entorno que ha de informar a diario a Juzgados y Tribunales de circunstancias varias ligadas al consumo de sustancias tóxicas. Ustedes, solo tienen en cuenta problemas de salud ligados a la atención primaria y de soslayo mencionan los accidentes de tráfico. ¿Han tenido en cuenta los delitos ligados a agresiones (a personas o materiales), delitos contra la salud pública, delitos contra la seguridad del tráfico no ligados a accidentes de tráfico, violencia contra la mujer, etc… ¿Ha bajado el consumo de alcohol en relación a la brutal situación de crisis económica en la que nos encontramos? Si no hay dinero en determinados sectores para subsistir y aun así se mantienen los consumos de alcohol, ¿por qué piensan que subiendo precios bajará el consumo?

Sinceramente, creo que no es la vía.

Insistimos. Enseñen la realidad del producto tóxico, sus consecuencias, los problemas ligados a su consumo, sin paternalismos ni actitudes represoras. La ciudadanía es mucho mas inteligente de lo que piensan. Dejen elegir libremente al consumidor y que éste libremente decida.

Buen fin de semana.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *