Maltrato y abuso a ancianos

Share Button
Cuidando a nuestros ancianos

Cuidando a nuestros ancianos

Hace ya tiempo que no escribimos nada acerca de los abusos y malos tratos a los ancianos. Es un tema que a los autores de amplia-mente.com nos preocupa mucho, dado que podría considerarse un cuadro patológico muy extendido pero sin embargo silente, poco investigado y por tanto ignorado por nuestros gobernantes.

Abuse in the ederly

Longer time since we didn´t write anything about the abuse and mistreatment of the elderly. It is an issue that the authors of amplia-mente.com great concern, as it could be considered a widespread pathological syndrome yet silent, under-researched and therefore ignored by our rulers.

¿Y por qué precisamente hoy volvemos a escribir de este tema? En concreto nos hacemos eco hoy del último número de la revista Clinics in Geriatric Medicine, publicado en el mes de Noviembre y que es un número monográfico dedicado al abuso y maltrato en los ancianos. En artículos previos de nuestro blog hacíamos hincapié no solo en aquellos síntomas y signos que deberían de llamarnos la atención sobre la posibilidad de que se estén produciendo estos malos tratos, sino que además planteábamos la posibilidad de establecer medidas y pautas para conseguir la prevención de estos casos. Este colectivo, considerado como vulnerable, está sujeto a una mayor probabilidad de ser víctimas de situaciones considerables como ilícitas. A nivel de episodios de actuación en las clínicas médico forenses de los Institutos de Medicina Legal en España, no existe una estadística oficial unificada de todo el territorio español por la gran dispersión de administraciones autonómicas a las que los Institutos se encuentran adscritos, pero si les podemos comentar, que subjetivamente y por percepción personal, no hay una gran proporción respecto al total de casos de peritaciones de personas de la tercera edad por agresiones en su ámbito mas cercano.

Why just today we rewrite about this issue? In particular we do today echoes the last issue of Clinics in Geriatric Medicine, published in the month of November and it´s a special issue devoted to the abuse and mistreatment in the elderly. In previous articles in our blog did not emphasize only on those symptoms and signs that should call attention to the possibility that they are producing this mistreatment, but also we raised the possibility of measures and guidelines to achieve the prevention of these cases. This group, considered as vulnerable, is subject to a greater likelihood of being victims of considerable illicit situations. A level of performance episodes of forensic medical clinics Institutes of Forensic Medicine in Spain, there is no official statistic unified whole Spanish territory by the great dispersion of regional administrations to which the institutes are attached, but if you we can say, subjectively and personal perception, there is a large proportion of overall cases assement of elderly people by attacks on his nearest field.

En el monográfico que le presentamos hoy destacan artículos en los que se hace ver como, en muchas ocasiones, los ancianos no tiene la capacidad cognitiva suficiente para poder llevar a cabo la denuncia de esta situación. A pesar de su frecuencia, muchos adultos mayores que sufren de abuso o negligencia que perduran durante años antes de que se descubran. Los estudios sugieren que tan sólo 1 de cada 14 casos de maltrato a personas mayores se informaron a las autoridades y gran parte de la morbilidad y la mortalidad asociada a este problema, es probablemente debido a este retraso en la identificación e intervención por parte de los mismos. Las víctimas pueden ser incapaces de denunciar los abusos debido al aislamiento, una enfermedad grave o a la demencia que padecen o pueden ser reacias a denunciar por temor a las represalias, la culpa, el deseo de proteger al abusador, creencias culturales o el miedo a la institucionalización. Por lo tanto, el reconocimiento y la presentación de informes por los demás es fundamental para la identificación de las víctimas y de establecer medidas de intervención.
Aunque los casos extremos de abuso y negligencia de ancianos pueden ser evidentes para el médico, con una evaluación clínica somera, la mayoría son sutiles y requieren que el médico realice una exploración en profundidad en caso de que este tenga un alto índice de sospecha y así poder identificar pistas durante la evaluación del paciente. Estas pistas, a menudo llamados marcadores forenses, dentro de los cuales podemos incluir hallazgos físicos, patrones específicos de lesiones o hallazgos de laboratorio concretos. Destaca en uno de los artículos de esta monografía, titulado “Medical and laboratory indicaron of elder abuse and neglect“, la posibilidad de presentación de malnutrición o deshidratación en el paciente, con las alteraciones electrolíticas que ello conlleva, hipotermia o hipertermia, rabdomiolisis, signos indirectos de laboratorio de posibles infecciones o detección de sustancias tóxicas en análisis toxicológicos.

In the monograph we present today include articles in which it is seen as, in many cases, the elderly do not have sufficient cognitive capacity to carry out the reporting of this situation. Despite its frequency, many older adults suffering from abuse or neglect that last for years before they are discovered. Studies suggest that only 1 in 14 cases of elder abuse were reported to the authorities and much of the morbidity and mortality associated with this problem, it is probably due to the delay in identification and intervention by thereof. Victims may be unable to report the abuse because of the isolation, serious illness or dementia who have or may be reluctant to complain for fear of retaliation, guilt, the desire to protect the abuser, cultural beliefs or fear of institutionalization. Therefore, recognition and reporting for others is fundamental to the identification of victims and to establish intervention.
While extreme cases of elder abuse and neglect may be apparent to the physician, with a brief clinical evaluation, most are subtle and require the physician to perform an in-depth exploration if this has a high index of suspicion and thus to identify tracks during patient assessment. These tracks, often called forensic markers, among which we can include physical findings, specific patterns of injury or specific laboratory findings. Highlights one of the articles in this monograph, entitled “Medical and laboratory indicated of elder abuse and neglect“, presenting the possibility of malnutrition or dehydration in patients with electrolyte abnormalities that entails, hypothermia or hyperthermia, rhabdomyolysis, signs indirect laboratory from infection or detection of toxic substances in toxicological analysis.

En cuanto a los sintomas clínicos o los patrones de lesiones destacan en el artículo titulado “Understanding the medical markers of elder abuse and neglect: physical examination findings“, en él se señalan cambios producidos en la piel como consecuencia de traumatismos, siempre teniendo en cuenta que la piel de los ancianos es más débil y más frágil y por lo tanto se producirán hematomas, erosiones, abrasiones e incluso laceraciones de forma más frecuente y con la necesidad de un trauma menos intenso que en otras personas. Así que habrá que realizar la valoración de estas lesiones con mucha mayor atención. Dentro de esta categoría deberíamos de hablar también de las quemaduras, de la localización de las mismas, de la profundidad y del tratamiento que se le hayan dado, así como si ha existido o no sobreinfección de las mismas. La presencia de fracturas de repetición, mal curadas o evolucionadas, en diferente estadío de evolución o en localizaciones atípicas debe de hacer sospechar al médico la posibilidad de un maltrato al anciano que las padece.

In terms of clinical symptoms or injury patterns highlighted in the article “Understanding the medical markers of elder abuse and neglect: Findings physical examination“, the changes in the skin following injuries are reported, taking into account the skin of the elderly is weaker and more fragile and thus bruises, scrapes, abrasions, lacerations and even more frequently occur and in need of a less severe trauma than others. So we will have to perform the valuation of these injuries with much greater care. Within this category we should also mention the burns, the location thereof, the depth and the treatment given to him, and if he has not been the same or superinfection. The presence of repeat fractures, unhealed or evolved in different stage of evolution or atypical sites should make the doctor suspect the possibility of elder abuse who suffers.

Por último no quisiera dejar de destacar el artículo “Prevention and Early Identification of Elder Abuse“, quizás el más interesante por lo que ello conlleva. En él se hace especial hincapié en la necesidad de establecer estrategias internacionales de prevención y de protección a los ancianos, sobre todo a aquellos que por sus características cognitivas no son capaces de denunciar o simplemente de llamar la atención sobre el maltrato que están sufriendo.

Lastly would not overemphasize the perhaps the most interesting article “Early Identification and Prevention of Elder Abuse,” so that this entails. It places particular emphasis on the need to develop international strategies for prevention and protection of the elderly, especially those who for cognitive features are not able to report or simply draw attention to the abuse they are suffering is done.

Again from amplia-mente.com we urge the authorities of our country to take seriously the problem of mistreatment and abuse in the elderly because we think it is a silent epidemic that we can not ignore and look away and is easily solved. We will continue alert.

Una vez más desde amplia-mente.com queremos incitar a las autoridades de nuestro país a que se tomen en serio el problema de los malos tratos y los abusos en los ancianos , ya que pensamos que es una epidemia silenciosa que no podemos ignorar y mirar hacia otro lado y que tiene fácil solución. Seguiremos atentos.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Share Button

Un comentario de “Maltrato y abuso a ancianos

  1. Pingback: Maltrato y abuso a ancianos/Abuse in the ederly...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *