Virtopsias en muertes por sumersión, nuevos datos.

Share Button
Playa

Playa

El pasado 21 de Julio recogíamos en nuestro blog, amplia-mente.com, la posibilidad de utilizar un TAC en aquellos sujetos fallecidos por sumersión, en el que veíamos  como el estudio que presentábamos en aquel post, tenía un gran problema y es que tan solo han realizado el estudio en 4 cadáveres, por lo que no podíamos considerarlo como definitivo ni concluyente. Hoy traemos nuevos datos.

Virtopsies in deaths by drowning, new data.

On July 21st we gathered in our blog, amplia-mente.com, the possibility of using a TAC in those subjects who died by drowning, in which we saw as the study we presented at that post, had a big problem and how only the study have been conducted in 4 bodies, so we could not see it as definitive or conclusive. Today we bring new data.

Como ya decíamos en aquel post, el gran problema que se le presenta al patólogo forense ante un caso de muerte por sumersión, es la de determinar si esta sumersión ha sido vital o no, es decir, si el sujeto cuando cae al agua estaba vivo o ya era cadáver. Clásicamente se han establecido una serie de pruebas o indicadores indirectos, como la presencia de agua del medio de sumersión en duodeno, también se han utilizado como marcadores macroscópicos de vitalidad la presencia de más de 500 ml de agua del medio de sumersión en el interior del estómago, asociado a erosiones o desgarros de la mucosa gástrica. Así mismo la presencia de hemorragias en el oído medio y las celdillas mastoideas son frecuentes en los casos de sumersión si bien no pueden ser consideradas patognomónicas. Por otro lado se han usado algunos datos biológicos como la presencia de diatomeas en el parénquima de algunos órganos (hígado, bazo) o en la médula ósea, si bien su utilidad ha sido puesta en duda en muchas ocasiones.

As we said in this post, the big problem is presented to the forensic pathologist in a case of death by drowning, is to determine whether this submergence has been vital or not, ie, whether the subject when it hits the water was alive or was already dead. Classically established a series of tests or indirect indicators such as the presence of water drowning medium in duodenum, also have been used as markers vitality macroscopic presence of more than 500 ml of water drowning medium inside the stomach, associated with erosions or gastric mucosal lacerations. Also the presence of bleeding in the middle ear and mastoid cells are frequent in cases of drowning although can not be considered pathognomonic. On the other hand there are some biological data used as the presence of diatoms in the parenchyma of some organs (liver, spleen) or bone marrow, although its usefulness has been questioned many times.

En este marco de pruebas complementarias que no pueden garantizar siempre la posibilidad de llegar al diagnóstico correcto, se han publicado varios artículos en los que se propugna la realización de un TAC completo del cuerpo, centrándose en los cambios hallados en el aparto respiratorio y la cabeza, en la caja torácica y en el aparato digestivo. En concreto, traemos hoy a nuestro blog el artículo aparecido recientemente en la revista Forensic Science International, que recoge la investigación de un grupo de patólogos forenses de la Universidad de Gante, titulado “Post-mortem evaluation of drowning with whole body CT“. En ella se recoge una muestra mayor que la anteriormente mencionada, en concreto 41 ahogados y 9 ahorcados. En todos ellos se realizó una Tomografía Axial Computerizada post-mortem en el hospital de referencia, en tres partes diferentes, en una primera se incluía cabeza y cuello, en una segunda parte desde la cabeza a la pelvis y un escáner final desde la pelvis hasta los pies. por último los investigadores procedieron a realizar una reconstrucción de las imágenes multiplanar procediéndose a su estudio por parte de radiólogos y patólogos forenses a doble ciego.

In this framework further tests can not always guarantee the possibility of reaching the correct diagnosis, have published several articles in which performing a full body CT advocates, focusing on the changes found in the respiratory tract and head in the rib cage and in the digestive tract. Specifically, today we bring to our blog article recently appeared in the journal Forensic Science International, which includes the investigation of a group of forensic pathologists at the University of Ghent, entitled “Post-mortem evaluation of drowning With whole body CT“. In it one that the aforementioned bulk sample is collected, namely 41 drowned and 9 hanged. In all post-mortem Computed Tomography was performed at the referral hospital in three different parts, in a first head and neck are included in a second part from head to pelvis and final scan from the pelvis to feet. Finally the researchers proceeded to perform a reconstruction of multiplanar images Provisions are studied by radiologists and forensic pathologists double blind.

Entre los resultados que presentan en el estudio destaca la presencia de un exceso de líquido en los senos paranasales (98%), en la faringe nasal (98%), en la orofaringe (95%), en la tráquea (83%), se apreciaron imágenes en vidrio deslustrado en el pulmón (89%), aumento del líquido pleural (71%) y  del líquido pericárdico (59%), presencia de líquido en esófago (81%), con distensión del estómago (71%), y líquido a nivel duodenal (34%) y distensión yeyunal (31%) se presentaron de forma más frecuente entre los casos de ahogamientos que en los caso del grupo de asfixia mecánica por ahogamiento. En los casos de ahogamiento destaca una hemodilución de la sangre en el 79%. La presencia de una disminución de la densidad en el bazo, indicativo de hemodilución y la detección de un aumento en la cantidad de líquido pericárdico, sólo se ve en las víctimas de ahogamientos.

Among the results presented in the study highlights an excessive fluid in the paranasal sinuses (98%), nasal pharynx (98%), oropharynx (95%), trachea (83%), ground glass opacities in the lung (89%), pleural fluid (71%), pericardial fluid (59%), esophageal fluid (81%), stomach fluid and distension (71%), duodenal (34%) and jejunal distension (31%) were the most frequent drowning related imaging findings which significantly differed from the group of mechanical asphyxia by hanging. In cases of fresh water drowning haemodilution was present in 79%. New and up to now unpublished findings were lower density in the spleen, indicative for haemodilution and detection of a pronounced amount of pericardial fluid, only seen in drowning victims.

With these results, from amplia-mente.com we pose the following questions, should we start using routinely these new complementary tests in our autopsies in everyday?, what cost-benefit ratio would have the use of these tests versus not using them?, Is feasible the practice of postmortem CT in our settings? We will continue alert.

Con estos resultados, desde amplia-mente.com nos planteamos las siguientes preguntas, ¿debemos empezar a utilizar de forma rutinaria estas nuevas pruebas complementarias en nuestras autopsias en el día a día?, ¿qué relación coste-beneficio tendría la utilización de estas pruebas frente a la no utilización de las mismas?, ¿es factible la práctica del TAC postmorten en nuestros entornos? Seguiremos atentos.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *