AMPLIANDO EL VERANO X: MANOS QUE DAN LA VIDA.

Share Button
Playa paradisíaca

Playa paradisíaca

Estimados lectores, ha llegado el verano a amplia-mente.com, dado que en esta época la publicación de artículos científicos disminuye considerablemente y dado que los autores de este blog, como todo el mundo se merece un descanso veraniego, este año hemos decidido publicar artículos que ya han sido publicados en nuestro blog en el pasado, para hacer hincapié en algunos temas ya tratados. En esta ocasión,  recordaremos una de las noticias mas repetidas en la prensa en la época estival; los ahogamientos. Es indiferente el día del verano en que acudamos a las noticias, es prácticamente diaria la publicación de un ahogamiento durante el tradicional periodo de vacaciones estivales. Como ejemplo, pocos antes de la publicación de la presente entrada, podíamos leer como Muere un hombre ahogado en una playa de Cádiz. Hablemos de primeros auxilios.

MANOS QUE DAN LA VIDA

En la línea iniciada desde amplia-mente.com con la entrada “Atragantamiento infantil. Muerte de un niño en una escuela de educación infantil”, reflexionábamos sobre la necesidad de una concienciación institucional en referencia a la introducción de una serie de conocimientos reales en cuanto a primeros auxilios en el entorno profesional. Se proponía en el artículo una serie de cambios educacionales a fin de que en determinadas ramas profesionales encargadas del cuidado y seguridad de colectivos especialmente vulnerables, se introdujera el estudio de los primeros auxilios en sus respectivos planes de formación.

Hoy, traemos un artículo original publicado en ‘Journal of the American Medical Association’ (‘JAMA’), en el que se objetiva que la atención ciudadana entrenada en las maniobras de resucitación cardiopulmonar hasta que llegan los dispositivos de urgencias y/o emergencias, es decisiva en la supervivencia en un evento de parada cardiorrespiratoria. El estudio, promovido por la Universidad de Copenhague, expone que durante los diez años que duró el mismo; las autoridades danesas iniciaron una serie de programas educacionales para fomentar el conocimiento de maniobras de soporte vital básico, de modo que se introdujeron tales conocimientos de manera obligatoria en escuelas y como requisito indispensable para la obtención del permiso de conducir. La investigación realizada, pretendió averiguar si con ello existía una mayor concienciación ciudadana y con ello se mejoraban las cifras de supervivencia entre víctimas de una parada cardiorrespiratoria. Los resultados fueron contundentes, llegando a triplicarse las tasas de supervivencia a la llegada del paciente al hospital, así como la supervivencia al mes y al año del evento adverso.

Llegados a este punto, en el que el argumento científico se puede considerar demostrado, sería menester considerar la introducción de programas reales de primeros auxilios como asignatura obligatoria en los estudios que reciben nuestros niños y jóvenes. Pero ello supondría un beneficio no objetivable a corto plazo hasta que esos niños entrenados pasen a ser ciudadanos plenamente independientes (siendo sinceros, pocos ciudadanos dejaría a un niño en edad escolar el manejo de una situación de parada cardiorrespiratoria a pesar que que éste asegure su conocimiento y/o entrenamiento).

Es por ello, que se podría considerar también, la posibilidad de introducir en determinadas actividades la obligatoriedad de formación en primeros auxilios. Existen numerosas actividades lúdicas o profesionales en las que se requiere demostrar ciertos conocimientos o destrezas antes de obtener la autorización para su práctica, como puedan ser la conducción de vehículos de motor o la práctica de determinadas actividades deportivas.

Igualmente, a nivel laboral, existen partidas presupuestarias, dependientes de las administraciones pertinentes, dedicadas a la formación continua de los trabajadores de las empresas, de modo que sería viable (y no costoso) la formación de la población laboral sin necesidad de que se deban liberar nuevas partidas presupuestarias dedicadas), puesto que ya se encuentran previstas en la actualidad dichas actividades formativas.

Vemos pues que con estos sencillos gestos, se aumentaría enormemente el acceso de gran parte de la población a unos conocimientos básicos para salvar vidas.

¿Qué opinan ustedes, estimados lectores? El estudio objetivo, está publicado y servido. La introducción de los conocimientos necesarios en los distintos estratos sociales, no supondría un exceso de gasto pues ya está prevista presupuestariamente la formación de los mismos. ¿Posibilidad real o no? ¿Poder o querer?.

Eduardo Ramos About Eduardo Ramos
Eduardo Ramos Campoy. Mente amplia e inquieta, de curiosidad insaciable. Ejerciendo en la actualidad como Médico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Máster en Ciencias Forenses y Derecho Sanitario. Especialista Universitario en Psiquiatría Forense.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *