Ampliando el Verano 2016 (I): de vueltas con el krokodil.

Share Button
Cascada del glacial Briksdal. Noruega

Cascada del glacial Briksdal. Noruega

Como le hemos ido anunciando en las últimas entradas, a partir de ahora y hasta el mes de septiembre, no vamos a aportar nada nuevo, bien sea por nuestro merecido descanso o bien porque siempre la intensidad de noticias suele bajar en época estival, creemos que es buena idea republicar artículos que han podido tener cierto impacto en el último año.

En el día de hoy vamos a dedicar nuestra revisión al Krokodil, más que nada porque en los últimos días nos han bombardeado desde todos los medios de comunicación de la publicación de un caso en nuestro país en la revista Adicciones. En concreto el artículo titulado “Consumo de krokodil por vía oral en España: a propósito de un caso“, en el que un grupo de la Universidad CEU San Pablo de Castellón publican este evento.

No es por el manido “ya lo decíamos nosotros” si no porque creemos que en realidad puede tener su importancia en nuestro medio la presencia de esta sustancia tóxica entre nuestros consumidores. En Abril de este año publicábamos el presente artículo que hoy reproducimos y en el que advertíamos que esta peligrosa droga estaba ya en Europa, cerca de nuestros jóvenes, e incluso publicábamos un mapa extraído de la revista Harm Reduction Journal, sobre la expansión de esta droga en Europa. Ahora habría que añadir un nuevo país: España.

El avance del Krokodil, ¿mito o realidad?

Hace unos años recogíamos en nuestro blog, amplia-mente.com, una nueva sustancia estupefaciente llamada Krokodil. En aquel momento parecía muy limitada a determinados entornos de Europa del Este, pero al parecer está avanzando al resto de Europa y a America, pero ¿realmente es así?

The advance of Krokodil, myth or reality?

A few years ago we collect on our blog, amplia-mente.com, a new narcotic substance called Krokodil. It seemed very limited to certain environments in Eastern Europe, but apparently is extendió to the rest of Europe and America, but is it true?

Krokodil es una droga que surgió en Rusia, aproximadamente hace 10 años, como consecuencia de la dificultad que encontraban los toxicómanos de este país para encontrar heroína y por el precio que esta sustancia alcanzó en este país. Como consecuencia de esto se empezó a “cocinar” una nueva sustancia que se obtenía mediante la mezcla en laboratorios caseros de codeína (fundamentalmente obtenida de los jarabes contra la tos) y algún disolvente, tipo gasolina, disolventes industriales, fosforo, yodo, alcohol. De esta mezcla se obtiene la sustancia Desomorfina, que sería un derivado de la morfina que tendría los esfectos buscados. El producto resultante es un líquido de color marrón claro al que se le conoce como “Krokodil”. La administración de este líquido mediante inyección intravenosa, provocando en la zona de inyección una coloración verdosa de la piel (por esto se le conoce como “krokodil”), presentándose además una gran variedad de signos y síntomas graves, incluyendo tromboflebitis, úlceras cutáneas y musculares, gangrena e incluso necrosis, que puede evolucionar rápidamente a una amputación del miembro afectado o incluso hasta la muerte.

Krokodil is a drug that emerged in Russia, about 10 years ago as a result of the difficulty encountered drug abusers in this country to find heroin and for the price that this substance reached in this country. As a result it began to “cook” a new substance that was obtained by mixing in home laboratories codeine (mainly obtained from cough syrups) and a solvent, gasoline type, industrial solvents, phosphorus, iodine, alcohol. From this mixture obtained desomorphine substance, which it would be a derivative of morphine that would have the desired efects is obtained. The resulting product is a light brown liquid which it is known as “Krokodil”. The administration of this liquid by intravenous injection, resulting in the injection zone a greenish discoloration of the skin (this is known as “krokodil”), also presenting a variety of serious signs and symptoms, including thrombophlebitis, skin ulcers and muscle, gangrene and even necrosis, which can quickly evolve to amputation of the affected limb or even death.

Posteriormente en otro de nuestros artículos, llamábamos la atención como desde alguna revista científica se daba la alarma de la presencia de esta sustancia en algunos países diferentes a los de origen, como en EEUU o en Reino Unido. Se describe como desde el año 2011 se ha atendido a pacientes presuntamente afectados por esta sustancias, atendidos en Hospitales de Chicago o de San Luis. Y como en Reino Unido aparece por primera vez en 2013, pero el caso de una chica con lesiones cutáneo-mucosas procedentes de Europa del Este, en concreto desde Rumania.

A lo largo de todo este tiempo, en numerosos foros en Internet, tanto en páginas de consumidores como en foros especializados de técnicos dedicados al tratamiento de la dependencia de estupefacientes, se habla del mito del avance del krokodil, ya que parece que la mayoría de los pacientes atendidos en estos centros o en hospitales de nuestro entorno, son exportados desde sus países de origen, y que el consumo originario de esta desomorfina, no se produce en el país en el que acaba el paciente.

Later, in another of our articles, we called attention that from a scientific journal alarm the presence of this substance in some countries outside it home, as in the US or UK was given. It is described as since 2011 it has treated patients affected by this substance allegedly treated at hospitals in Chicago or St. Louis. And as in the UK it appears for the first time in 2013, but the case of a girl with cutaneous and mucosal injuries from Eastern Europe, particularly from Romania.

Throughout all this time, in numerous forums on the Internet, both pages consumers and specialized forums technicians dedicated to the treatment of dependence on drugs, they talk about the myth of progress of Krokodil, as it seems that most patients treated at these centers or hospitals in our area, are exported from their countries of origin, and that the original use of this desomorphine, not produced in the country in which the patient ends.

Así en la revista Psychiatric News, de la Asociación Americana de Psiquiatría, se relata como a pesar del gran número de noticias surgidas en los diferentes medios de comunicación americanos, no se conoce el uso originario del Krokodil en este país, si no que debido a lo alarmante de las noticias y a la fácil de extensión de las dramáticas imágenes a través de internet de las lesiones ocasionadas por esta sustancia, es por lo que los medios de comunicación tratan de vender más periódicos gracias al amarillismo de la noticia.

So in the journal Psychiatric News, the American Psychiatric Association, recounted how, despite the large number of emerging in different American media news, the original use of Krokodil in this country is not known, if not because the alarming news and easy extension of the dramatic images through Internet injuries caused by this substance, is what the media try to sell more newspapers thanks to the sensationalism of the news.

Sin embargo, en la revista Harm Reduction Journal de Abril de 2016, se publica un artículo en open access titulado “A scoping review of home-produced heroin and amphetamine-type stimulant substitutes: implications for prevention, treatment, and policy” en el que un grupo de investigadores de distintos orígenes (Irlanda, Liverpool y Praga) detallan como es el consumo de sustancias fabricadas de modo casero como el Krokodil y otros opiáceos o algunos derivados con efectos estimulantes similares a las anfetaminas, en el momento actual en Europa. En este artículo se recoge un mapa donde se recogen los países en los que se ha detectado algunas de estas sustancias caseras y se hace referencia a como el Krokodil se ha detectado un consumo originario en Rusia, Ukrania, Georgia o Kazajistán, hasta aquí lo esperado ya que son los países donde nació esta sustancia. Sin embargo añaden también como en Alemania (Berlin, Frankfurt) o en Noruega (Tromso) se ha empezado a consumir esta sustancia, además de detecciones anecdóticas en Bélgica, Reino Unido, Francia o en la República Checa. En este mapa vemos como poco a poco el Krokodil avanza hacia el resto de Europa.

However, in the journal Harm Reduction Journal of April 2016, an article in open access titled “A scoping review of home-produced heroin and amphetamine-type stimulant substitutes: Implications for prevention, treatment, and policy” is published in which a group of researchers from different backgrounds (Ireland, Liverpool and Prague) detail as substance manufactured home so as Krokodil and other opiates or some derivative stimulant effects similar to amphetamines, at the present time in Europe. This article presents a map where the countries where it has detected some of these household substances and is referred to as the Krokodil has been detected consumption sourced in Russia, Ukraine, Georgia and Kazakhstan, so far collected than expected as are the countries where this substance was born. However also added as in Germany (Berlin, Frankfurt) or Norway (Tromso) has started using this substance, in addition to anecdotal detections in Belgium, UK, France or the Czech Republic. In this map we see how slowly the Krokodil advances towards the rest of Europe.

Mapa con la distribución de las principales drogas caseras (tomada de Harm Reduction Journal 13(1):14 · April 2016)

Mapa con la distribución de las principales drogas caseras (tomada de Harm Reduction Journal 13(1):14 · April 2016)

Therefore, though it seems a generalization of consumption of Krokodil, if it appears that more and more consumers begin their consumption, but it may be thanks to the drastic images circulating on the internet of mucocutaneous skin that cause injuries, it may not be extend its consumption, we will continue alert.

Por tanto, aunque no parece una generalización del consumo del Krokodil, si parece que cada vez más consumidores inician su consumo, pero puede ser que gracias a las drásticas imágenes que circulan por internet de las lesiones cutáneo-mucosas que producen, puede que no se extienda su consumo, seguiremos atentos.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *