Ampliando el verano 2017 (I)

Share Button

Playa ideal para el verano

Como les decía la semana pasada, empieza el verano y para nosotros empieza la temporada de publicar algunos de los artículos que han tenido más éxito entre nuestros lectores. Así estaremos hasta Septiembre en que de nuevo retomemos la actividad normal. Tengan buen verano, nosotros lo intentaremos y cogeremos de nuevo fuerza para continuar  trayéndoles las actualizaciones de nuestro campo.

Muerte súbita infantil y fiebre, ¿hay relación?

Sudden infant death and fever, is there a relationship?

Y el tema que nos ocupa hoy surge de la lectura en un semanario médico publicado en internet, en el que podíamos leer el pasado día 17 de diciembre que “Un pediatra español da con un vínculo entre fiebre y muerte súbita cardiaca“. En dicho artículo se relataba como un grupo de pediatras del Hospital de Guadalajara demostraron que la fiebre del niño a veces esconde una anomalía cardiaca que delata el llamado Síndrome de Brugada, precedente de una posible muerte súbita. Se recogía el caso de un niño sano en control en consultas de Cardiología Pediátrica del hospital por antecedente de muerte súbita en un familiar joven. Por indicación de los profesionales, los padres del menor acudieron al servicio de Urgencias cuando éste presentó fiebre por infección vírica respiratoria y se le realizó un electrocardiograma (ECG) que resultó clave para diagnosticar su enfermedad, al evidenciar un ECG patognomónico (patrón tipo 1 de Brugada), crucial para el manejo clínico del mismo.

And the topic that concerns us today arises from reading in a medical weekly published on the internet, in which we could read last December 17 that “A Spanish pediatrician gives a link between fever and sudden cardiac death” In this article was reported how a group of pediatricians at the Hospital of Guadalajara showed that the child’s fever sometimes hides a cardiac abnormality that betrays the so-called Brugada syndrome, the precedent of a possible sudden death. We collected the case of a healthy child in control in Pediatric Cardiology consultations of the hospital for a history of sudden death in a young relative. At the indication of the professionals, the parents of the minor went to the Emergency Department when he had a fever due to respiratory viral infection and an electrocardiogram (ECG) was performed that was key to diagnose his disease, evidencing a pathognomonic ECG (type 1 pattern of Brugada), crucial for the clinical management of it.

El Síndrome de Brugada es una canalopatía cardiaca hereditaria que provoca arritmias letales que pueden llevar a la situación de muerte súbita, en un corazón aparentemente sano. A veces este cuadro no se refleja en un ECG, sino que es necesario provocarlo mediante lo que se conoce como el test de la flecainamida, consistente en la administración de esta sustancia y la realización de un ECG, donde se reflejaría el patrón característico. La muerte por tanto se produce por este cuadro arrítmico, en la mayoría de las ocasiones en sujetos jóvenes y en los que la autopsia cardiaca no muestra lesiones macroscópicas ni microscópicas.

Brugada syndrome is an inherited cardiac channelopathy that causes lethal arrhythmias that can lead to sudden death in an apparently healthy heart. Sometimes this picture is not reflected in an ECG, but it is necessary to provoke it by what is known as the test of flecainamide, consisting of the administration of this substance and the realization of an ECG, which would reflect the characteristic pattern. Death is therefore produced by this arrhythmic condition, in most cases in young subjects and in which cardiac autopsy does not show macroscopic or microscopic lesions.

Pero, sin que sirva de crítica, hemos de decir que la estimulación de un cuadro de Brugada larvado por parte de la fiebre, está descrito desde hace años, así por ejemplo en el año 2013, se publicó en la revista Heart Rhythm, el artículo “Fever-induced Brugada pattern: How common is it and what does it mean?“, que recogía las investigaciones de un grupo de cardiólogos de Tel-Aviv en el que se evaluaron ECG de 402 pacientes con fiebre y 909 sin fiebre. El patrón de Brugada tipo I fue 20 veces más frecuente en el grupo febril que en el grupo afebril (2% frente al 0,1%, respectivamente, p = 0,0001). Todos los pacientes con patrón de Brugada de tipo I inducido por fiebre eran asintomáticos y permanecieron así durante 30 meses de seguimiento tras el estudio ECG.

But, without criticism, we have to say that the stimulation of a feverish larvae of Brugada has been described for years, for example in the year 2013, the article published in the journal Heart Rhythm, the article “Fever-induced Brugada pattern: How common is it and what does it mean?“, which collected the investigations of a group of cardiologists of Tel-Aviv in which they evaluated ECG of 402 patients with fever and 909 without fever. The pattern of Brugada type I was 20 times more frequent in the febrile group than in the afebrile group (2% vs 0.1%, respectively, p = 0.0001). All patients with fever-induced Brugada type I were asymptomatic and remained so for 30 months of follow-up after the ECG study.

Therefore, as we can see, the study of Guadalajara pediatricians can not be sold as a novelty, since this relationship between fever and Brugada syndrome has been known for years. What is new is that it is recommended to perform an ECG on children with fever, but I understand that it will be recommended for children in whom there is a family history of sudden cardiac death, because otherwise it seems impossible to perform an ECG at all That child with fever. We will remain attentive to these investigations.

Por tanto, como vemos, no se puede vender el estudio de los pediatras de Guadalajara como una novedad, ya que desde hace años se conoce esta relación entre fiebre y Síndrome de Brugada. Lo que si es novedoso es que se recomienda realizar un ECG a los niños con fiebre, pero entiendo que se recomendará a aquellos niños en los que existan antecedentes familiares de muerte súbita cardiaca, porque de lo contrario parece imposible tener que realizar un ECG a todo aquel niño que presente fiebre. Seguiremos atentos a estas investigaciones.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *