Fracturas craneales infantiles: ¿accidente o maltrato?

Share Button
Modelos de reconstrucción de fracturas realizado por los autores del artículo.

Hay algunos situaciones en medicina legal que nos puede dar problemas y llevarnos a error en el diagnóstico de la causa o el mecanismo  y las circunstancias de la muerte. Uno de estos casos puede ser el maltrato infantil y en concreto las fracturas craneales infantiles y ver si estas son consecuencia de un accidente o de un maltrato.

Infant skull fractures: accident o abuse?

There are some situations in legal medicine that can give us problems and mislead us in diagnosing the cause or mechanism and circumstances of death. One of these cases can be child abuse and in particular childhood skull fractures and see if these are the result of an accident or abuse.

No es la primera vez que hablamos de maltrato infantil en amplia-mente.com, pero quizás hoy nos planteamos un problema muy serio. Las fracturas craneales son consideradas por muchos autores como la principal causa de muerte violenta en los niños y en la mayoría de los casos son consideradas como consecuencia de maltrato infantil. Sin embargo, hay situaciones en las que dichas fracturas pueden ser consecuencia de accidentes involuntarios, o por lo menos esto es lo que alegan los padres cuando es diagnosticada dicha fractura en el hospital. El problema ahora estaría en nuestro tejado, ya que debemos establecer si realmente la fractura craneal es accidental o no, y esto en muchas ocasiones es imposible, suponiendo un verdadero desafío para los Médicos Forenses.

It’s not the first time we’ve talked about child abuse in amplia-mente.com, but maybe today we’re facing a very serious problem. Skull fractures are considered by many authors to be the leading cause of violent death in children and in most cases are considered as a consequence of child abuse. However, there are situations in which such fractures may be the result of involuntary accidents, or at least this is what the parents claim when the fracture is diagnosed in the hospital. The problem now would be in our roof, since we must establish if the cranial fracture is accidental or not, and this in many occasions is impossible, supposing a real challenge for the Forensic Doctors.

Algunos estudios sugieren que cuando se presentan fracturas de cráneo, especialmente fracturas múltiples, fracturas bilaterales y fracturas con configuración compleja, se debe sospechar siempre en un caso de abuso infantil. Otros estudios experimentales indicaron que un solo impacto en la cabeza a veces podía causar múltiples fracturas de cráneo. Sin embargo, en la práctica, cuando los patólogos o los médicos clínicos observan múltiples fracturas de cráneo, casi siempre se plantea la cuestión del origen no accidental. Hasta ahora basábamos nuestros diagnósticos en las circunstancias en las que se habían producido los hechos, las declaraciones de los padres y las posibles incongruencias o discrepancias que pudieramos detectar en estas manifestaciones, el mecanismo aludido y las lesiones presentadas, etc. Pero todo ello nos llevaba a meras suposiciones o especulaciones, pero nunca a una afirmación plena de dicho mecanismo.

Some studies suggest that when skull fractures occur, especially multiple fractures, bilateral fractures and fractures with complex configurations, it should always be suspected in a case of child abuse. Other experimental studies indicated that a single impact on the head could sometimes cause multiple skull fractures. However, in practice, when pathologists or clinicians observe multiple skull fractures, the question of non-accidental origin almost always arises. Until now, we based our diagnoses on the circumstances in which the events had taken place, the declarations of the parents and the possible incongruities or discrepancies that we could detect in these manifestations, the mechanism alluded to and the injuries presented, etc. But all this led us to mere suppositions or speculations, but never to a full affirmation of this mechanism.

Hace unos días, nos hemos encontrado con un artículo publicado en la revista Forensic Science International titulado “Infant skull fractures: accident or abuse? Evidences from biomechanical analysis using finite element head models” en el que unos científicos suecos van a reconstruir dos casos de sospecha de abuso infantil utilizando modelos de cabeza de lactante, teniendo en cuenta los factores específicos de cada caso, como la zona de impacto y los centros de osificación del hueso del cráneo basados todo esto en un análisis multimodal de los datos de imágenes, junto con el modelos realizados con materiales similares al hueso del cráneo y a otros tejidos como la piel. En ambos casos se realizaron reconstrucciones tridimensionales de TAC de cráneo de los dos niños con fracturas.

A few days ago, we came across an article published in Forensic Science International entitled “Infant skull fractures: accident or abuse? Evidences from biomechanical analysis using finite element head models” in which Swedish scientists are going to reconstruct two cases of suspected child abuse using infant head models, taking into account the specific factors of each case, such as the impact zone and ossification centres of the skull bone based on a multimodal analysis of the image data, together with models made with materials similar to the skull bone and other tissues such as the skin. In both cases, three-dimensional CT reconstructions of the skull of the two children with fractures were performed.

Posteriormente se crearon reconstrucciones parciales sometidas a software específicos incluyendo la piel, el hueso, el líquido cefalorraquídeo y el encéfalo y se seleccionan y aislan las fracturas para ver por un lado la biomecánica que ha podido participar en el impacto, las fuerzas de tracción y compresión y la relación de las fracturas con las suturas craneales y su disposición espacial. Todo ello podría ayudar al diagnóstico de si una fractura puede o no ser consecuencia de un traumatismo accidental, como alega la familia o no.

Subsequently, partial reconstructions were created under specific software including skin, bone, cerebrospinal fluid and brain, and fractures are selected and isolated to see the biomechanics that may have participated in the impact, traction and compression forces, and the relationship of fractures with cranial sutures and their spatial arrangement. All this could help in the diagnosis of whether or not a fracture can be the result of accidental trauma, as claimed by the family or not.

However, the authors also indicate in their conclusions that there are still many models and types of trauma to be analysed and modelled in order to achieve full safety in the diagnosis of this type of injury. So we will be alert to future researchs that may lead to new tools of analysis in this area.

Sin embargo los autores también indican en sus conclusiones que aún quedan muchos modelos y tipos de traumatismos por analizar y modelar para poder alcanzar una seguridad plena en el diagnóstico de este tipo de lesiones. Así que estaremos atentos a futuras investigaciones que puedan derivar en nuevas herramientas de análisis en este tema.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Sebastián Díaz

Sebastián Díaz

Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *