Las autopsias clínicas: ¿son necesarias?

Share Button
La autopsia clínica también puede tener fines docentes.
“Lección de anatomía” Rembrandt

En el año 2015 hicimos un repaso a la situación en aquel momento del estado de la autopsia clínica y concluíamos sobre el valor de la autopsia clínica en el hospital durante la práctica médica, alertando de que si no se toman medidas de forma inminente, en la práctica podían llegar a desaparecer. Pero, ¿como sigue el tema?

Clinical autopsies: are they necessary?

In 2015 we reviewed the situation at the time of the clinical autopsy and concluded on the value of clinical autopsy in hospital during medical practice, warning that if measures are not taken imminently, in practice they could disappear. But how does it go on?

Como ya hemos dicho en más de una ocasión en esta plataforma, la autopsia clínica es aquella que se practica en un Hospital tras el fallecimiento de un paciente en el que no queda clara la causa de la muerte. Siempre se hace a petición de la familia y no interviene la autoridad judicial en su práctica. Ya en el artículo que comentabamos anteriormente, hace más de 3 años, el importante descenso del número de autopsias clínicas que se estaba realizando en nuestros hospitales. Menos del 10% de los fallecimientos en hospitales con docencia y menos del 5% en los que no tenían docencia. Pero hoy lo que nos planteamos es la necesidad o no de llevar a cabo estas prácticas. Ya decíamos también en aquel artículo que las autopsias clínicas podrían ser un indicador de garantía asistencial, ya que podrían utilizarse como marcador de calidad y para implantar o modificar protocolos de actuación.

As we have said on more than one occasion on this platform, a clinical autopsy is one performed in a hospital after the death of a patient in which the cause of death is not clear. It is always done at the request of the family and the judicial authority does not intervene in its practice. Already in the article we commented on earlier, more than 3 years ago, the significant decrease in the number of clinical autopsies being performed in our hospitals. Less than 10% of deaths in teaching hospitals and less than 5% in non-teaching hospitals. But today what we are considering is whether or not it is necessary to carry out these practices. We also said in that article that clinical autopsies could be an indicator of care guarantee, as they could be used as a marker of quality and to implement or modify action protocols.

En un artículo recientemente publicado y titulado “Review of clinical non-medico-legal autopsy: a descriptive study in 747 patients“, se hace una revisión de los informes de las autopsias realizadas en un Hospital de Colombia entre los años 2012 y 2015, llevadas a cabo en pacientes que fallecen de forma no violenta. Entre los resultados destacan que la principal causa de muerte observada en los adultos jóvenes y los adultos de mediana edad (18 a 64 años) fue una parada cardíaca (58,5%) asociada con un infarto agudo de miocardio, cardiomiopatías o anomalías cardiovasculares, seguidas de afecciones respiratorias (42,6%) del tipo de neumonías o tromboembolismos pulmonares, como segunda causa de muerte en adultos jóvenes. Los autores concluyen que la autopsia clínica es una herramienta importante en las instituciones de salud para brindar un diagnóstico post mortem cierto, confirmar el diagnóstico clínico, evaluar los efectos del tratamiento administrado, su utilidad para obtener datos demográficos importantes dentro de las comunidades y mejorar la capacitación e investigación médica. Así mimso van a suponer un recurso para establecer futuras medidas de prevención entre la población general.

In a recently published article entitled “Review of clinical non-medico-legal autopsy: a descriptive study in 747 patients“, a review is made of the reports of autopsies carried out in a Colombian Hospital between 2012 and 2015, carried out on patients who die non-violently. Among the results, the main cause of death observed in young adults and middle-aged adults (18 to 64 years old) was cardiac arrest (58.5%) associated with acute myocardial infarction, cardiomyopathies or cardiovascular anomalies, followed by respiratory affections (42.6%) of the type of pneumonia or pulmonary thromboembolisms, as the second cause of death in young adults. The authors conclude that clinical autopsy is an important tool in health institutions to provide a true post-mortem diagnosis, confirm the clinical diagnosis, evaluate the effects of the treatment administered, its usefulness for obtaining important demographic data within the communities, and improve medical training and research. They will also be a resource to establish future prevention measures among the general population.

No pretendemos hacer desde aquí una defensa encarnizada sobre la necesidad de la realización de la autopsia clínica, pero evidentemente si se aplicaran protocolos o fórmulas de trabajo que facilitara el acceso de la familia a una autopsia clínica, no nos veríamos desbordados desde la medicina forense con la práctica de autopsias por muertes naturales, que suponen ni más ni menos que el 50% de total de las que realizamos en nuestros servicios. Se ha buscado la fórmula y se han propuesto miles de opciones, no siendo ninguna de ellas posibles hasta ahora (no sabemos si por voluntad científica o voluntad burocrática).

We do not intend to make a fierce defence of the need to carry out a clinical autopsy from here, but obviously if protocols or working formulas were applied to facilitate the family’s access to a clinical autopsy, we would not be overwhelmed from forensic medicine with the practice of autopsies for natural deaths, which represent neither more nor less than 50% of the total of those we carry out in our services. The formula has been searched for and thousands of options have been proposed, none of them being possible until now (we do not know whether by scientific will or bureaucratic will).

Desde amplia-mente.com querríamos aportar nuestro granito de arena. Como hemos visto la autopsia clínica es de vital importancia de cara a la protección y a la promoción de la salud pública, pero no pensamos que seamos los médicos forenses los responsables de llevarlas a cabo (como de forma enmascarada está ocurriendo ahora mismo). Pensamos que deberían de ser los servicios de anatomía patológica de los hospitales los responsables de las mismas. Ante el elevado número de autopsias por muertes naturales que se están llevando a cabo en los Institutos de Medicina Legal, se podría llegar a una solución salomónica. Si bien esta solución podría estar en que los servicios sanitarios de urgencias certificaran como muertes naturales las que así son y no judicializarlas siempre (denuncia que nos hemos hartado de repetir en esta web) y que ha sido hacia ahí a donde se han dirigido todos nuestros esfuerzos de forma infructuosa hasta ahora.

From amplia-mente.com we would like to contribute our grain of sand. As we have seen the clinical autopsy is of vital importance for the protection and promotion of public health, but we do not think that we forensic doctors are responsible for carrying them out (as is happening masked right now). We think that the pathological anatomy services of the hospitals should be responsible for them. Given the high number of autopsies for natural deaths that are being carried out in the Institutes of Legal Medicine, a salomonic solution could be reached. While this solution could be that the emergency health services certify as natural deaths those that are and not always judicial (we have had enough of repeating this report on this website) and that is where all our efforts have been directed unsuccessfully until now.

Lo que hoy proponemos desde nuestro blog es que una vez desplazado el médico forense al lugar de los hechos y tras comprobar que la muerte podría ser consecuencia de un proceso natural, bien por las circunstancias de los hechos o bien por el estudio de documentación clínica, el cadáver podría ser trasladado al Servicio de Anatomía Patológica del hospital de referencia y ser allí donde se practique la autopsia para determinar la causa de la muerte. Si el Forense desplazado al lugar de los hechos tuviese la menor duda de las circunstancias en las que ha sucedido el fallecimiento o no sea capaz de determinar la etiología de la muerte (si es natural o violenta) el cadáver sería trasladado hasta el Instituto de Medicina Legal (IML) para llevar a cabo la autopsia judicial.

What we propose today from our blog is that once the forensic doctor has been moved to the scene of the events and after verifying that the death could be the consequence of a natural process, either due to the circumstances of the events or due to the study of clinical documentation, the corpse could be transferred to the Pathological Anatomy Service of the reference hospital and it would be there where the autopsy would be performed to determine the cause of death. If the forensic surgeon were to have the slightest doubt about the circumstances in which the death occurred or were unable to determine the etiology of the death (whether it is natural or violent), the body would be taken to the Institute of Legal Medicine (IML) to carry out a judicial autopsy.

Perhaps this could be the solution on the one hand to increase the number of clinical autopsies in Hospitals (which are increasingly less likely to disappear) and the Forensic Pathology Services of the IML would devote themselves to what really concerns them (autopsies corresponding to violent deaths or suspected criminality). What do you think, dear readers? What do you think of our proposal? We accept criticism or new proposals.

Quizás pueda esta ser la solución por un lado a incrementar el número de autopsias clínicas en los Hospitales (que cada vez son menos tendiendo a desaparecer) y los Servicios de Patología Forense de los IML se dedicarían a lo que realmente les compete (las autopsias correspondientes a muertes violentas o sospechosas de criminalidad). ¿Qué piensan ustedes estimados lectores? ¿Qué les parece nuestra propuesta? Aceptamos críticas o nuevas propuestas.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Sebastián Díaz

Sebastián Díaz

Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *