Las mezclas nunca fueron buenas: fentanilo y cocaína

Share Button
Mezcla de estimulantes y depresores centrales

Después de mucho tiempo sin hablarles de las drogas de abuso, y tras el artículo del pasado jueves del Dr. Ramos, de nuevo hoy abrimos la semana con una entrada dedicada al consumo de estupefacientes, en concreto queremos hacernos eco de la utilización de un depresor junto a un estimulante.

The mixtures never have been good: fentanyl and cocaine

After a long time without talking about drugs of abuse, and after last Thursday’s article by Dr. Ramos, again today we open the week with an entry dedicated to the consumption of narcotics, in particular we want to echo the use of a depressor with a stimulant.

Esto no es una novedad, desde hace muchos años se consume mezclado un depresor y un estimulante, me refiero a la ginebra o el ron con un refresco de cola, es decir el alcohol etílico como depresor central y el refresco de cola como estimulante. Posteriormente se vió como en la época dorada del consumo de cocaína, se descubre que muchos indivíduos necesitan de las benzodiacepinas para controlar el high que les provocaba la cocaína y de ahí se vió el consumo combinado de cocaína y alprazolam o diazepam. Posteriormente, no se sabe bien si con el objetivo de mezclar un depresor con un estimulante o bien para crear mayor adicción en los consumidores de cocaína, aparecieron las mezclas de cocaína y heroína que rápidamente se extendieron por todo el mundo, siendo España uno de los principales consumidores del combinado coca-hero. Una versión de esta combinación era el speed-ball en el que se mezclaba la metanfetamina (en vez de cocaína) como estimulante con la heroína.

This is not a novelty, for many years has been consumed mixed a depressant and a stimulant, I refer to gin or rum with a cola soft drink, ie ethyl alcohol as a central depressant and cola soft drink as a stimulant. Later it was seen as in the golden age of cocaine consumption, it is discovered that many individuals need benzodiazepines to control the high caused by cocaine and from there was seen the combined use of cocaine and alprazolam or diazepam. Subsequently, it is not known whether with the aim of mixing a depressant with a stimulant or to create greater addiction in cocaine users, appeared mixtures of cocaine and heroin that quickly spread throughout the world, Spain being one of the main users of the combined cocaine-heroine. One version of this combination was the speed-ball in which methamphetamine (instead of cocaine) was mixed as a stimulant with heroin.

Pues bien, en los últimos tiempos se están describiendo nuevas combinaciones, destacando en los EEUU la mezcla de cocaína y fentanilo o algún derivado de los opiáceos sintéticos. Pero porqué se está produciendo esta mezcla es un misterio. De forma habitual, el fentanilo no es un contaminante natural de las partidas de cocaína que se introducen en el mercado y por otro lado la cocaína sería un contaminante muy caro para los comprimidos de fentanilo. Hasta ahora las autoridades que analizan estos fenómenos no han conseguido encontrar el punto en el que se lleva a cabo la mezcla, orientándo las últimas investigaciones que es el distribuidor final o el productor de más bajo nivel, es decir el que lleva a cabo el corte de la cocaína, el que agrega el opiáceo a la misma. Lo que parece indudable es que la combinación de ambas sustancias son más adictógenas y al mismo tiempo más peligrosas que consumidas de forma individual y por separado. En el estado de Nueva York, después de permanecer estables las muertes por sobredosis de cocaína entre los años 2010 y 2014, la tasa de muertes han aumentado considerablemente entre 2015 y 2016 y al parecer y según se publica en el artículo «Increased Presence of Fentanyl in Cocaine-Involved Fatal Overdoses: Implications for Prevention» los datos sugieren que el aumento de las muertes relacionadas con los opioides, concretamente con el fentanilo, se corresponderían con la causa de la mayor parte del aumento de las muertes relacionadas con la cocaína entre estos años.

Well, in recent times new combinations are being described, highlighting in the U.S. the mixture of cocaine and fentanyl or some derivative of synthetic opiates. But why this mixture is being produced is a mystery. Typically, fentanyl is not a natural contaminant of the consignments of cocaine that are placed on the market and on the other hand cocaine would be a very expensive contaminant for fentanyl tablets. Until now the authorities that analyze these phenomena have not been able to find the point at which the mixture is carried out, orienting the latest research that is the final distributor or the lowest level producer, ie the one that carries out the cut of cocaine, which adds the opiate to it. What seems unquestionable is that the combination of both substances are more addictogenic and at the same time more dangerous than consumed individually and separately. In New York State, after deaths from cocaine overdose remained stable between 2010 and 2014, the death rate has increased considerably between 2015 and 2016, and it appears and as published in the article «Increased Presence of Fentanyl in Cocaine-Involved Fatal Overdoses: Implications for Prevention» the data suggest that the increase in opioid-related deaths, specifically fentanyl, would correspond to the cause of most of the increase in cocaine-related deaths between these years.

La teoría que siguen los consumidores para tomar estas mezclas de sustancias es que la combinación de fentanilo con algún estimulante van a evitar la depresión total del sistema nervioso central, llevando al sujeto al coma y a la muerte, ya que el estimulante, en este caso la cocaína, va a revertir dicha depresión. Al parecer los consumidores de fentanilo, son conscientes de la mezcla con cocaína e incluso podría ser un consumo voluntario. Sin embargo los consumidores habituales de cocaína, se han encontrado con la contaminación de fentanilo en sus cortes como una acción involuntaria e indeseado, más incitada por los vendedores para crear mayor poder adictivo. Sea como sea, el hecho es que las muertes por sobredosis se han visto incrementada por el consumo combinado de estas dos sustancias.

The theory followed by consumers to take these mixtures of substances is that the combination of fentanyl with some stimulant will prevent total depression of the central nervous system, leading to coma and death, since the stimulant, in this case cocaine, will reverse that depression. Apparently fentanyl users are aware of the mixture with cocaine and could even be a voluntary use. However, the habitual users of cocaine, have found the contamination of fentanyl in their cuts as an involuntary and undesirable action, more incited by the sellers to create greater addictive power. Be that as it may, the fact is that overdose deaths have been increased by the combined use of these two substances.

The good news is that according to the Harm Reduction Ohio‘s laboratory, the combinations of cocaine and fentanyl have decreased by 2018, and the mixtures of carfentanyl and cocaine appear to have completely disappeared. Last year, 7.7% of the cocaine seized by law enforcement contained fentanyl. However, the first medical emergencies are being seen in hospitals because of the mixture of methamphetamine with fentanyl, which in the street is beginning to be called «Goof-ball». On the other hand, since fentanyl use is not so widespread in Europe, no cases have yet been seen because of the combined use of fentanyl and cocaine. However, we should not turn our backs on them and be alert to what may happen in the future. We will continue alert.

La buena noticia es que según el laboratorio del Centro de Reducción de Riesgos de Ohio, las combinaciones de cocaína y fentanilo han disminuido en el año 2018, y las mezclas de carfentanil y cocaína parecen haber desaparecido por completo. El año pasado, el 7,7% de la cocaína incautada por las fuerzas del orden contenía fentanilo. Sin embargo se están viendo las primeras urgencias médicas en los hospitales por la mezcla de metanfetamina con fentanilo, lo que en la calle se está empezando a llamar «Goof-ball». Por otro lado, dado que en Europa, el consumo de fentanilo no está tan extendido, aún no se han visto casos por el consumo combinado de fentanilo y cocaína. Sin embargo no deberíamos de darle la espalda y estar alerta a lo que pueda ocurrir en el futuro. Seguiremos atentos.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Sebastián Díaz

Sebastián Díaz

Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *