Abusos sexuales a niños: interpretación correcta de los signos

Share Button
Los niños solo deben dedicarse a jugar en el parque y ser felices

Como bien saben nuestros lectores, el ánimo de este blog desde su inicio ha sido poner el foco en la actualidad. Hoy queremos dedicar nuestra entrada en amplia-mente.com a un tema que destaca por encima de otros muchos en las noticias de todo el mundo. Hablaremos de los abusos sexuales a menores.

Child sexual abuse: right interpretation of signs

As our readers know, the spirit of this blog since its inception has been to put the focus on today. Today we want to dedicate our post on amplia-mente.com to a topic that stands out above many others in news from around the world. We will talk about child sexual abuse.

Según las guias medico legales de actuación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se puede definir el abuso sexual a los niños como «la participación de un niño en una actividad sexual que él o ella no comprenden plenamente, no pueden dar su consentimiento informado, o para la cual el niño no está preparado dado su desarrollo o que viola las leyes o los tabúes sociales de la sociedad en la que viven». Además se indica que «se evidencia por esta actividad sexual entre un niño y un adulto u otro niño que por edad o desarrollo se encuentra en una relación de responsabilidad, confianza o poder, siendo la actividad destinada a gratificar o satisfacer las necesidades de la otra persona». Como vemos la definición queda bastante clara y no da lugar a dudas ya que nos pone en todas las posibles circunstancias o posibilidades que se puedan dar para llevar a cabo dicha actividad sexual.

According to the medico-legal guidelines of the World Health Organization (WHO), sexual abuse of children can be defined as «the participation of a child in a sexual activity that he or she does not fully understand, cannot give informed consent to, or for which the child is not prepared because of his or her development or which violates the laws or social taboos of the society in which he or she lives». In addition, it is indicated that «it is evidenced by this sexual activity between a child and an adult or another child that by age or development is in a relationship of responsibility, trust or power, being the activity destined to gratify or satisfy the needs of the other person». As we can see, the definition is quite clear and does not give rise to doubts as it puts us in all possible circumstances or possibilities that may be given to carry out such sexual activity.

Los abusos a niños generalmente se sospechan pero son difíciles de diagnosticar, principalmente por la dificultad de obtener un relato del menor o de confrontar los datos que este aporta. En algunos artículos publicados recientemente (en open access) se recoge la evidencia de que la mayoría de los niños abusados sexualmente no tienen signos de lesión genital o anal, especialmente cuando son examinados de manera tardía, no en el momento agudo de la agresión.

Child abuse is generally suspected but difficult to diagnose, mainly because of the difficulty of obtaining a story from the child or of comparing the data provided by the child. Some recently published articles (open access) provide evidence that most sexually abused children have no signs of genital or anal injury, especially when they are examined late, not at the acute moment of aggression.

En un estudio reciente se informó que sólo el 2.2% de las niñas abusadas sexualmente examinadas tenían hallazgos físicos diagnósticos, mientras que entre las examinadas en forma aguda, la prevalencia de lesiones fue del 21.4%. Un grupo de 10 pediatras especialistas en abusos infantiles han revisado los estudios de investigación y las recomendaciones de las organizaciones profesionales con respecto a las pautas para proporcionar atención médica a los niños sospechosos de haber sido víctimas de abuso sexual. Con el apoyo del Midwest Children’s Advocacy Center, las pautas fueron actualizadas y publicadas en 2016. Desde entonces, se han publicado algunos estudios adicionales que han proporcionado orientación adicional, y se han vuelto a actualizar algunas partes de las directrices, incluido un cuadro en el que se enumera un enfoque para la interpretación de los resultados médicos en el abuso sexual infantil.

In a recent study reported that only 2.2% of sexually abused girls examined had diagnostic physical findings, while among those examined acutely, the prevalence of injuries was 21.4%. A group of 10 pediatricians specializing in child abuse have reviewed research studies and recommendations from professional organizations regarding guidelines for providing medical care to children suspected of sexual abuse. With support from the Midwest Children’s Advocacy Center, the guidelines were updated and published in 2016. Since then, some additional studies have been published that have provided additional guidance, and parts of the guidelines have been re-updated, including a chart listing an approach to interpreting medical outcomes in child sexual abuse.

Esta claro que si bien debemos detectar de forma precoz aquellos signos que nos lleven a diagnosticar una situación de abuso sexual infantil, no podemos cometer el error (por las repercusiones que tiene el mismo) de confundir determinadas situaciones normales con signos patológicos. En el artículo anteriormente mencionado se detallan en una tabla aquellos hallazgos documentados en recién nacidos o comúnmente vistos en niños que no han sufrido abusos o hallazgos comúnmente causados por condiciones médicas que no son traumatismos o contacto sexual (estos hallazgos requieren que se considere un diagnóstico diferencial, ya que cada uno puede tener varias causas diferentes). También existen situaciones traumáticas que no tienen su origen en una etiología sexual, como pueden ser caídas, laceraciones accidentales, etc. Por otro lado se señalan aquellos signos con un alto índice de sospecha de abuso sexual y aquellos que indudablemente nos indicarían este abuso.

It is clear that although we must detect early those signs that lead us to diagnose a situation of child sexual abuse, we can not make the mistake (because of the repercussions it has) of confusing certain normal situations with pathological signs. The previously mentioned article details in a table those findings documented in newborns or commonly seen in children who have not suffered abuse or findings commonly caused by medical conditions other than trauma or sexual contact (these findings require that a differential diagnosis be considered, as each one may have several different causes). There are also traumatic situations that do not have their origin in a sexual aetiology, such as falls, accidental lacerations, etc. On the other hand, those signs with a high rate of suspicion of sexual abuse and those that would undoubtedly indicate this abuse are pointed out.

Otro indicador que se puede evaluar para determinar la existencia o no de este tipo de abusos son las infecciones, así algunas de ellas no son indicativas de abuso sexual (vaginitis causadas por Candidas o por Escherichia coli o úlceras genitales producidas por Virus de Epstein-Barr por ejemplo), otras que pueden o no ser transmitidas por vía sexual (Molluscum contagiosum o el Condiloma acuminado) y por último aquellas infecciones que inequívocamente son de transmisión sexual (Gonorrea, Sífilis, Chlamydias, etc). Se adjunta la tabla.

Another indicator that can be evaluated to determine the existence or not of this type of abuse are infections, so some of them are not indicative of sexual abuse (vaginitis caused by Candidas or Escherichia coli or genital ulcers produced by Epstein-Barr Virus for example), others that may or may not be sexually transmitted (Molluscum contagiosum or Condyloma acuminatum) and finally those infections that are unequivocally sexually transmitted (Gonorrhea, Syphilis, Chlamydias, etc). The table is attached.

Tabla con los signos para la interpretación de los hallazgos médicos en caso de sospecha de abuso sexual infantil (haz clic para ampliar/click to enlarge)

Como vemos hay que ser muy precavidos a la hora de diagnosticar un abuso sexual en un niño. Como ejemplo, en el artículo se menciona que el hallazgo de una muesca profunda en la región posterior del himen sigue siendo un hallazgo poco concluyente, sin que haya consenso entre los expertos en cuanto al grado de importancia con respecto al abuso. Otra conclusión a la que han llegado los expertos es que si lo exámenes se graban en vídeo, a diferencia de aquellas en las que únicamente se toman fotografías de los hallazgos, hacen que haya un mayor acuerdo entre varios médicos en cuanto al diagnóstico del desgarro del himen.

As we can see, we have to be very cautious when diagnosing sexual abuse in a child. As an example, the article mentions that the finding of a deep notch in the posterior region of the hymen remains an inconclusive finding, with no consensus among experts as to the degree of importance with respect to abuse. Another conclusion experts have reached is that if tests are videotaped, unlike those where only photographs of the findings are taken, there is greater agreement among several physicians on the diagnosis of hymen tear.
We hope that the table with the described signs will be useful to our readers at the time of arriving at a conclusive diagnosis of sexual abuse of a child, given the importance and seriousness of this diagnosis we should not fall into the irresponsibility of a misinterpretation of these signs. In the meantime, we will continue to be attentive to new updates.

Esperamos que la tabla con los signos descritos sea de utilidad a nuestros lectores a la hora de llegar a un diagnóstico concluyente de abusos sexuales a un niño, dada la importancia y la gravedad de dicho diagnóstico no debemos caer en la irresponsabilidad de una mala interpretación de estos signos. Mientras tanto seguiremos atentos a nuevas actualizaciones.

Sebastián Díaz About Sebastián Díaz
Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Sebastián Díaz

Sebastián Díaz

Dr. Sebastián Díaz Ruiz, soy Medico Forense en el Instituto de Medicina Legal de Málaga. Me apasiona la Patología Forense. Experto Universitario en Metodología de Investigación en Drogodependencias. Miembro de la Sociedad Española de Patología Forense y de la Asociación de Médicos Forenses de Andalucia. Autor del libro “Manual de Tanatopraxia y Tanatoestética”. Pero ante todo, mi principal inquietud es la investigación y aprender cada día algo nuevo.

Un comentario sobre “Abusos sexuales a niños: interpretación correcta de los signos

  • el 13 marzo, 2019 a las 03:41
    Permalink

    Requiero mayor información sobre actos contra el pago pudor y sentencias internacionales

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *